El precio de los carburantes sigue a la baja, alejándose de la tendencia de estos últimos meses donde el precio máximo superaba los dos euros por litro. 

Durante la primera semana de septiembre, el precio medio de gasolina era de 1,795 euros por litro, mientras que el de la gasolina es de 1,699 euros. Pero, octubre comienza con el precio más bajo que el mes anterior.

Este mes, en las gasolineras más económicas de la capital, el precio del diésel es de 1,719 euros por litro. Mientras que la gasolina marca un coste de 1,589 euros. 

En comparación con el mes de septiembre, el precio ha descendido 0,11 céntimos la gasolina y 0,08 céntimos el diésel. La bajada no es tan significativa como en meses anteriores, pero sí en comparación con los meses de verano en los que el precio de la gasolina rozaba casi los 2,20 euros por litro.

Asimismo, ambos carburantes también se sitúan por debajo de los precios registrados durante marzo, cuando el Gobierno estableció la bonificación de 20 céntimos por litro para todos los consumidores, que estará vigente hasta finales de año.

Con estos valores, el coste de la gasolina ha disminuido un 0,9 % en los últimos siete días, tras el final de los meses más fuertes de verano, donde habitualmente se registra un marcado aumento de la movilidad en las carreteras, mientras que el gasóleo es un 2,3 % más caro que hace una semana.

Las gasolineras más baratas

Según los datos aportados por el Ministerio de Transición Ecológica en su página web, en la capital, los surtidores de la calle Licurgo, Bahía Blanca y en la avenida Ortega y Gasset son donde se marca el precio más barato tanto de gasolina como de diésel: 1,589 y 1,719 respectivamente. 

Mientras que la gasolinera más económica, que marca mínimos en la provincia se encuentra en Antequera, en Avenida Principal, 4; con un coste por litro de 1,535 euros la gasolina.

Cuánto cuesta llenar el tanque 

Llenar el tanque ahora es más barato si el coche es de gasolina. Teniendo en cuenta que hace un mes tenía un coste de 101,94, si era gasolina y 107,70 euros si era diésel; ahora llenar el depósito de 60 litros de un vehículo - con plomo 45 - cuesta 94,8 euros. Mientras que hacerlo con el gasóleo tiene un coste de 102,6 euros.