La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria Sareb ha mostrado su predisposición a aceptar una permuta de su parte de los terrenos de Repsol, según ha informado este jueves Bosque Urbano Málaga, tras una reunión mantenida con los representantes de la gestora. La plataforma, a través de un comunicado, informa de que Sareb se mostró dispuesta a estudiar la posibilidad de permutar los derechos urbanísticos que le corresponden en los terrenos de la antigua Repsol, siempre que reciban una propuesta por parte de las autoridades municipales.

Desde la entidad pública se recuerda que su misión es “la enajenación ordenada de los activos que les fueron transmitidos, maximizando el retorno para el contribuyente”. Y para conseguir dicho objetivo, no descartan ninguna opción que se ajuste a la legalidad, incluida la permuta, acatando, en todo caso, la decisión que tomen las autoridades municipales sobre el uso del suelo.

"Los miembros de Sareb dejaron claro que, siempre y cuando se le permita cumplir con sus fines sociales, la gestora de activos no será un obstáculo para que se pueda poner en marcha un bosque urbano en los terrenos de la antigua Repsol", señala la nota. "Todo lo contrario, con arreglo a sus propios planteamientos y al contenido social que quieren aportar, los representantes de la sociedad estatal afirmaron que facilitarían transformar primero el PGOU, después los terrenos y, finalmente, toda la ciudad de Málaga, para llegar a ser un verdadero ejemplo de sostenibilidad", añade.

Los representantes de la entidad pública recordaron que ellos son propietarios minoritarios de los suelos y que no tienen competencias ni capacidad para influir en el desarrollo futuro de los mismos. Además, insistieron en que acatarán en todo momento el uso que el PGOU establezca para la parcela. Por lo tanto, no se oponen a que el consistorio municipal pueda reevaluar y modificar el destino de las 17,7 hectáreas demandadas como bosque urbano por la ciudadanía malagueña.

La reunión se enmarca dentro de la ronda de contactos que la plataforma ciudadana está teniendo con representantes políticos e institucionales, a fin de abordar cuestiones de máxima relevancia para el uso futuro de los terrenos de Repsol. Por parte de Sareb participaron Francisco Hernández, director de Relaciones Institucionales, y Clara Sabater, coordinadora de Relaciones Institucionales.

La plataforma ciudadana Bosque Urbano Málaga propone que el PGOU vigente sea modificado para integrar en los terrenos de la antigua Repsol una infraestructura verde de 177.000 metros cuadrados, que palie las grandes carencias ambientales que sufren Cruz de Humilladero y Carretera de Cádiz. Ambos distritos sufren elevados índices de densidad de población y compacidad urbana, con ratios de zonas verdes que apenas superan los 2 metros cuadrados por habitante en muchos de sus puntos. Cabe recordar que, para proteger la salud y la calidad de vida de la ciudadanía, la Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de entre 10 y 15 metros cuadrados de áreas verdes por habitante. Hasta el momento, la plataforma ciudadana, creada en 2016, ya ha plantado más de 200 árboles y arbustos mediterráneos en los citados terrenos, con el objetivo de transformarlos en un entorno de esparcimiento «verde y saludable».