El Ayuntamiento de Málaga ha adjudicado el contrato que supondrá la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en la ciudad, que abarcará 473 hectáreas en el Centro y sus alrededores, tal y como viene definido en el Plan del Clima (Alicia) y en el Plan de Movilidad Sostenible (PMUS)

En concreto, la Junta de Gobierno Local ha acordado contratar a la UTE formada por Tecnologías Viales Aplicadas Teva, S.L y Tevaseñal, S.A para que se encargue de la instalación del sistema de control de accesos y vigilancia a la ZBE, que controlará el acceso del tráfico rodado a través de 97 puntos en el centro de Málaga a través de cámaras de reconocimiento inteligente de matrículas.

El contrato se ha adjudicado por un importe de 3.134.311,56 euros (IVA incluido) y tiene un plazo de ejecución de 1 año.

Desde el Ayuntamiento de Málaga recuerdan que este proyecto, que viene marcado por la Ley de Cambio Climático, fue incluida en el proyecto Málaga Saludable de movilidad sostenible presentado por el Consistorio en septiembre de 2021 y presentado a la convocatoria del Programa de Ayudas a Municipios para la implantación de Zonas de Bajas Emisiones y la Transformación Digital y Sostenible del Transporte Urbano, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, Next Generation.

Objetivos

A largo plazo se espera que esta zona de bajas emisiones suponga una reducción del 20% en el tráfico rodado y del 25% en el caso del ruido. En cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero, está prevista la reducción de emisiones de dióxido de carbono un 60%, un 88% el monóxido de carbono, un 94% el óxido de nitrógeno y un 96,4% las partículas PM10.