Antonio, María, Daniel, Mateo, Lola o Carmen son algunos de los nombres más frecuentes para los recién nacidos en Málaga. 

Aunque hace años solo se admitían los nombres cristianos, ahora la creatividad riñe con la tradición De hecho, la saga de Juego de Tronos provocó que muchos padres registrasen a sus bebés bajo el nombre de Arya, Daenerys o Khaleesi.  

Pero, a veces la originalidad a veces es penada. En España los nombres de los bebés se regulan sobre la ley del 8 de junio de 1957. Y aunque la norma ha sido actualizada para adaptarse a los nuevos tiempos, hay ciertos nombres prohibidos. 

Así lo recoge el Registro Civil en el artículo 192, donde se establece que se podrán rechazar nombres que perjudiquen al bebé. 

Ni Hitler ni Caín

El Registro Civil rechaza nombres con connotaciones negativas y que atenten contra la dignidad de los recién nacidos. 

Por lo que quedan prohibidos los nombres de Stalin, Caín, Judas, Hitler, Lucifer, Osama Bin Laden, Engendro, Caca o Loco. Además de por razones obvias, se trata de nombres que pueden causar mofas y burlas al neonato. 

Dos nombres en distinto idioma 

Por otro lado, también queda prohibido poner el mismo nombre entre hermanos, incluso aunque se hubiera traducido a otra lengua.

Por ejemplo, los padres de un niña que se llama María no podrían llamar Mary a su otra hija. Tampoco se puede repetir el mismo nombre si fallece uno de los niños con los mismos padres.

Ni marcas ni nombres de famosos 

El Registro Civil no permite nombrar a sus primogénitos como a famosos, como Piqué, Rocío Jurado o Iker Casillas. Tampoco Indiana Jones o Anna Karenina, entre otros. 

Las marcas no tienen cabida en el Registro Civil como Chanel, Versace o Gucci. Además, no se reconocen los apellidos como nombre. Por lo que, García o Martínez no pueden ser aceptados como tales. 

Ni nombres compuestos ni diminutivos 

Los nombres compuestos son típicos a la hora de querer nombrar a un niño. Pero, están prohibidos si son de tres; es decir podrás llamar a tu Alicia Isabel o María Eugenia, pero no de Alicia Isabel Angustias o María Eugenia Victoria. 

Estos no son los únicos nombres que no se permiten. De hecho, los diminutivos tipo Anita o Juanito no son bien recibidos.

Otra curiosidad es la prohibición de poner nombres de frutas a los neonatos.

La influencia de la televisión

En la batalla de titanes que libran estas semanas en los televisores de medio mundo Amazon y HBO con "Los Anillos de Poder" y "La Casa del Dragón", medio millar de españolas están conociendo "su pasado": son las 466 mujeres que llevan el nombre de Daenerys (o Khaleesi) y Galadriel.

Que la música, el cine, la televisión y, en general, la cultura pop dejan su impronta en los libros de familia no es nada nuevo; que se lo pregunten a las miles de españolas que se llaman Penélope no por tradición familiar, sino por una canción de Serrat de 1969.

Cuando los protagonistas de esas obras de arte o entretenimiento llevan nombres comunes (en español o en otro idioma), es difícil saber qué inspira a alguien a llamar de esa forma a sus vástagos, si le mueve su devoción por el referente en cuestión, la inercia familiar o el puro y simple capricho... porque sí.

La cosa cambia si los nombres proceden de los particulares universos creados por monstruos de la cultura de masas como J.R.R. Tolkien, George Lucas o George R.R. Martin al alumbrar sagas como "El Señor de los Anillos" (1954), "Star Wars" (1977) o "Canción de Hielo y Nieve" (1996, más conocida como "Juego de Tronos").

Hay nombres de raíces netamente cinematográficas, como Leia, Anakin o Neo, pero con otros como Galadriel, Arwen, Daenerys o Ayra también cabe preguntarse qué pesó más al registrar un niño o una niña con ese nombre, ¿el libro o la serie? Pocas dudas, porque el Instituto Nacional de Estadística no solo recopila cuántos españoles se llaman así y dónde nacieron, sino su edad media. Y ese dato sugiere que las pantallas ganan por goleada. Algunos ejemplos:

Leia

Es la primera gran heroína del cine para la llamada Generación X y algunos de sus padres, los "baby boomers". Como la melliza de Luke Skywalker se llaman 1.062 españolas. Hace ya casi medio siglo que el personaje irrumpió en las pantallas con "La Guerra de las Galaxias" (1977), pero las Leias españolas tienen solo 6,5 años de media, lo que sugiere que nunca le han faltado fieles entre los fanáticos de Starwars, generación tras generación. Barcelona, Tarragona, Girona, Baleares, Segovia, Las Palmas o Santa Cruz de Tenerife son las provincias donde más Leias se encuentran.

Anakin

Hay 29 españoles que se llaman como el niño al que instruyó Obi-Wan Kenobi, el superdotado de la Fuerza que acabó arrastrado al lado oscuro. Tienen un promedio de 8,8 años, así que probablemente a sus padres les inspiró el chico de "La Amenaza Fantasma" (1999) o el joven padawan de "El Ataque de los Clones" (2002), ignorantes (o puede que a conciencia) de que el chaval acabaría siendo el supervillano Darth Vader, el de la frase "Yo soy tu padre".

Daenerys o Khaleesi

La madre de dragones que somete a sangre y fuego a casi todos los aspirantes al trono de hierro da nombre en España a 189 ciudadanas, con una edad media de 3,8 años, a las que se suman otras 38 que portan en su DNI su rango "dothraki", Khaleesi, con una edad promedio de 3,5. ¿Sabían las parejas que pusieron ese nombre a sus hijas en qué tipo de genocida se iba a convertir al final de la serie? Quizás ahora muchos estén pensando ello antes de poner a su niña Rhaenyra. Las Daenerys de España residen sobre todo en Las Palmas, Tarragona, Santa Cruz de Tenerife, Toledo y Madrid y las Khaleesis patrias, en Barcelona y Madrid.

Arya

La pequeña de los Stark gana por goleada, como ella se llaman 1.168 españolas, con una edad media de tres años, lo que sugiere que sus padres pensaron, más que en los libros de Martin, en el personaje de las durante ocho temporadas la serie de HBO, la hermana "rara" de Sansa que desafía los clichés femeninos y termina sobreviviendo a todo, convertida en una hábil espadachina. Las Aryas de España se reparten por todo el país: Lleida, Barcelona, Castellón, La Rioja, Santa Cruz de Tenerife... Se acaba antes diciendo que solo hay once provincias (de 50) donde no reside nadie que se llame como la heroína de Invernalia.

Arwen

177 españolas se llaman como la hija de Elrond, la valiente elfa de Rivendel de la que se enamora Aragorn cuando todavía era el capitán de los Montaraces del Norte, no el futuro rey de la Tierra Media. Tienen una media de 8,9 años, lo que delata que en esas casi 200 parejas influyó más Peter Jackson, el artífice de la trilogía cinematográfica de "El Señor de los Anillos" (2001-2003), que John Ronald Reuel Tolkien, el verdadero padre de la criatura... y de todo su universo.

Galadriel

Como la elfa inmortal que atraviesa las principales obras de Tolkien, se llaman hoy 58 españolas. Estas semanas, salvo que hayan leído antes "El Silmarillion", la mayoría está descubriendo a la joven Galadriel, la guerrera atormentada que lucha sin descanso contra los ejércitos de orcos. Las Galadriel españolas tienen 15,4 años de media, lo que de nuevo remite a las películas de Jackson, y nacieron en Zaragoza, Málaga, Valencia, Barcelona y Madrid.

Neo

Neo es, de siempre, el prefijo culto para decir "nuevo" en varios idiomas. Ahora bien, como nombre Neo es todo un neologismo para el hispanohablante. Se popularizó con la trilogía "Matrix" (1999-2003) de las hermanas Wachowski. Hoy 466 españoles llevan el nombre guerra de Thomas A. Anderson desde que tomó la pastilla roja y se convirtió en el líder de la rebelión (o en el rey del "tiempo bala", para los amantes de los efectos visuales). Tienen de media 8,3 años y nacieron, sobre todo, en Girona, Baleares, Lleida, Huesca, Alicantes, León y Santa Cruz de Tenerife.

Zelda

Los videojuegos también tienen su grandes sagas, como "The Leyend of Zelda", de Nintendo, lanzada en 1986, que ya suma 17 entregas. Su protagonista, la princesa Zelda, suma seguidoras fanáticas por todo el mundo. Veinte de ellas han inscrito a una hija con ese nombre en España, todas en registros civiles de Barcelona. Las Zeldas españolas tienen de media 15,8 años.

Vaiana

¿Cuántas niñas han crecido jugando a ser Elsa y Anna, las protagonistas "Frozen"? Pero sus nombres son tan comunes, que es difícil seguir su rastro en el Registro Civil, ni con la ayuda del INE. Ahora bien, si 45 españolas se llaman Vaiana, solo puede ser por la valiente joven polinesia que se aventura a navegar por el Pacífico en otro éxito reciente de Disney (2016). Las Vaianas españolas están todas inscritas en los registros civiles de Santa Cruz de Tenerife y Barcelona y tienen 2,3 años de media. ¿Sabían sus padres que le pusieron Vaiana en España por problemas con los derechos de la marca y que en el resto del mundo su hija "se llama" Moana?