El Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga abre sus puertas de nuevo e inaugura un nuevo espacio tras una profunda reforma. 

Durante este tiempo que se ha mantenido cerrado, este museo malagueño ha llevado a cabo obras para mejorar la accesibilidad de los visitantes, así como para reforzar la seguridad. 

Manteniendo y respetando la estructura original, el Museo de Artes y Costumbres ha creado un espacio donde se suprime cualquier barrera física; ajustando el espacio con ascensores y rampas: "También se ha llevado a cabo la restauración de suelos, rediseño o iluminación, entre otros”, asegura Emilia Garrido, directora de Cultura de la Fundación Unicaja

Durante la reforma se ha dotado al edificio con inteligencia para control de aforo y aumentando en materia de seguridad frente al riesgo de incendio: "Es una rehabilitación compleja, para que el museo se convierta en un espacio versátil. Innovación y apertura para hacer del museo para todos", recalca Garrido. 

Con la reapertura se inicia una semana de puertas abiertas y visitas programadas, donde la música también estará presente: "El público joven es el destinatario principal. Se llevarán a cabo talleres de cerámica, proyecciones de videoarte, además de la creación de un nuevo apartado vinculado al archivo de Escovar", explica Emilia Garrido.  

La reforma y la programación del museo han sido presentadas por el presidente de la Fundación Unicaja, José M. Domínguez; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el secretario general para la Cultura, Salomón Castiel y la directora de Cultura de la Fundación Unicaja, Emilia Garrido. "Inauguramos una nueva etapa en uno de los centros culturales de mayor relieve y enigmático de la ciudad", afirma el presidente de la fundación.

Esculturas de barro, la joya de la corona 

En la sala 17 del museo se encuentra la joya de la corona : los barros malagueños. Se trata de un recorrido a través de muestras de cerámica que muestran temas de tauromaquia, bailes y tipos populares, belenes y temas religiosos de Málaga. 

Mediante ellos se exponen indumentarias, personajes populares y representaciones de fiestas del folclore local o nacional. Por otra parte, son una muestra del arte menos culto que se desenvolvió en la ciudad desde finales del siglo XVIII hasta primeros del XX. Estas figuras proceden de la compra realizada a Peter Winckworth, coleccionista inglés.

18 salas expositivas 

El museo ha ido aumentando sus colecciones y poniendo en valor la etnografía y etnología de Málaga y su provincia a través de sus 18 salas expositivas; espacios únicos, ambientados según las costumbres tradicionales, entre los que destacan la colección de barros malagueños, cerámicas, piezas textiles, forja, orfebrería, piezas de religiosidad popular, artes de la imprenta, etc. El fin de este museo es explicar cómo era la vida de los malagueños en el siglo XIX, a través de aspectos relacionados con economía o la artesanía popular. 

  • Sala 1: Cuadra 
  • Sala 2: Fragua
  • Sala 3: La tahona 
  • Sala 4: El arte de la pesca 
  • Sala 5: Cocina popular 
  • Sala 6: Comedor rural 
  • Sala 7: Lagar, bodega y taberna 
  • Sala 8: La almazara
  • Sala 9:Vida burguesa 
  • Sala 10: Despacho de Arturo Reyes 
  • Sala 11: El gabinete 
  • Sala 12: Imprenta 
  • Sala 13: Dormitorio rural 
  • Sala 14: Labores agrícolas 
  • Sala 15: Tradición alfarera 
  • Sala 16: Fiestas y folklore
  • Sala 17: Barros malagueños
  • Sala 18: Religiosidad popular 
  • Sala 19: Archivo Díaz Escovar: este acoge más de 23.000 libros y  documentos desde el siglo XVI hasta el XXI. El 70% está digitalizado.

Casi medio siglo de historia 

El Museo Unicaja de Artes y Costumbres Populares de Málaga, de la Fundación Unicaja, se inauguró el 23 de octubre de 1976 en el recuperado Mesón de la Victoria, antigua posada del siglo XVII.Sus antecedentes arrancan en los años sesenta, a la par de la inauguración del Museo de Bellas Artes (1961), concebido con dos secciones más: la arqueológica y la etnográfica: "Cuando deambulas por este museo es un arca de Noé costumbrista, que nos ayuda a entender nuestra cultura e idiosincrasia", dice el presidente de la fundación, José M. Domínguez.