Proyecto Hombre Málaga atendió durante el pasado año a más de 1.260 personas en la capital, un dato que aumenta un 20% con respecto al año de la pandemia, 2020. De todos estos malagueños, más del 30% fueron mujeres, mientras que el 69,2% fueron varones. El número de población femenina atendida por la entidad se mantiene un año más por encima del máximo histórico alcanzado en 2019.

"Esto no quiere decir que haya más mujeres con problemas de adicción, sino que son más las que se deciden a pedir ayuda", matizan desde Proyecto Hombre. En 2019, el porcentaje de mujeres que acudieron a esta organización en busca de ayuda alcanzó su máximo histórico con un 25%. Esta cifra se volvió a superar durante 2020, manteniéndose en este 2021 con casi un 31%.

La edad media para pedir ayuda entre las mujeres se sitúa en 39 años. El alcohol, en un 40%, es el principal motivo por el que demandan atención, seguido de la cocaína y del alcohol y la cocaína de manera conjunta. En los últimos años, la directora de Proyecto Hombre Málaga, Belén Pardo, asegura que "hay una tendencia a no esperar tanto a la hora de pedir ayuda" lo que contribuye a un mayor éxito a la hora de finalizar el proceso.

Asimismo, explica Pardo, existe un porcentaje de mujeres que acuden a la entidad por otro tipo de problemas que no guardan relación con el consumo de sustancias. Estas se enmarcan dentro de los Programas Estima y Alaia. El primero de ellos prestó ayuda a 41 mujeres durante el pasado año. "Es un programa que atiende a mujeres que se han olvidado de sí mismas, que tienen la autoestima muy baja, además de otros problemas", señala Belén.

Mientras, el Programa Alaia está destinado a "mujeres con depresión, que llevan mucho tiempo sin ganas de vivir y medicándose, muchas veces sin pautas médicas, para sostener su malestar. En él se atendieron a 31 mujeres. La edad a la que piden ayuda se retrasa en el caso de ambos programas con respecto a los problemas de adicción, siendo la media 39 años.

En el caso de los hombres, estos siguen copando las cifras de Proyecto Hombre. De las 1.268 personas que se atendieron durante el pasado año, el 69,2% fueron varones. La edad media para pedir ayuda en este caso se reduce hasta los 36 años. En ellos, la cocaína está a la cabeza de las sustancias más consumidas, con un 41,5%. La siguen la cocaína y el alcohol, conjuntamente, y el cannabis.

Estos datos, advierten desde la organización, reflejan que la problemática sigue siendo la misma desde hace años: "Al final son los mismos problemas de hace 30 o 40 años, el alcohol y las drogas. Desde Proyecto Hombre lo que queremos es que la persona se rehaga, ya que normalmente son problemas de desestructuración. Lo que hace Proyecto Hombre es ir al sujeto para que pueda reencontrarse, pueda estar mejor y superarse", ha indicado esta mañana Jesús Catalá, presidente de la Fundación CESMA-Proyecto Hombre y Obispo de Málaga, durante la presentación de la Memoria Anual 2021.

A esta han acudido también el concejal delegado de Derechos Sociales, Francisco Pomares, y el delegado de Salud y Consumo, Carlos Bautista. Ambos han querido resaltar la labor que Proyecto Hombre desarrolla en la provincia. "Es una entidad que ha sabido reinventarse. El Ayuntamiento seguirá ayudando para conseguir que Proyecto Hombre suba en calidad pero baje en atención, porque eso significará que se ha conseguido que el consumo se reduzca", indicaba Pomares.

En esta misma línea, Carlos Bautista ha ensalzado el trabajo de Proyecto Hombre durante estos años de pandemia. El delegado de Salud anima a toda la ciudadanía a seguir contribuyendo en esta causa: "Estas personas necesitan un apoyo emocional muy cercano y muy sincero. Hay que alertar constantemente del riesgo tan tremendo que conllevan estas adicciones".

Menores

Entre los menores, la media de edad a la que buscan ayuda es a los 16 años. El consumo de sustancias es entre ellos el mayor de los problemas, seguido de comportamientos agresivos. En estas edades la prevención cobra un papel fundamental.

Durante el curso 2021/2022 se han incrementado el número de centros en los que se han desarrollado los distintos programas de Prevención Escolar. 'Juego de Llaves' es un programa de prevención universal indicado para Primaria y ESO. En él han participado 79 centros, 663 profesores y 17.409 alumnos.

Mientras, 'Rompecabezas' es un programa de prevención selectiva en FPB. En este han participado, por su parte, 20 centros, 73 profesores y 721 alumnos.

Los retos a los que se enfrenta ahora Proyecto Hombre Málaga son "seguir difundiendo los programas menos conocidos; trabajar terapéuticamente, con enfoque de género, contribuir a una sociedad más inclusiva, adaptar los horarios para que toda la población pueda concluir con éxito sus problemas...", señala Belén Pardo.

Todo ello sin perder de vista la visión que acompaña desde hace 36 años a esta entidad: "Acompañar en la prevención, deshabituación y reinserción a personas afectadas por las adicciones".