La incorporación de nuevas prácticas sostenibles en el día a día y en la actividad de las empresas; los resortes que hay que apretar para hacer de esas nuevas tareas sostenibles impactos positivos que aumenten el valor económico de las mismas, o la sostenibilidad como principal argumento innovador de las corporaciones, fueron solo algunos de los temas debatidos el pasado viernes 14 de octubre por cuatro especialistas en la materia convocados por La Opinión de Málaga en una nueva edición de sus tradicionales desayunos.

El encuentro contó con la presencia de Antonio Sequera, Ingeniero de proyectos de Airzone; Mauricio Mesa, director general en España y Rumanía de Cordia Homes; Juan Arrabal, CEO de Construcciones Fearral y Reciclados Roster, y Juan Goñi, CEO de Klic Arquitectos.

La sostenibilidad como objetivo

El debate comenzó con una pequeña explicación que resumiera qué tipo de acciones sostenibles han incorporado las empresas que representan los contertulios en su actividad y cómo entendían la sostenibilidad en sus objetivos empresariales.

Para Antonio Sequera, al ser fabricantes en Airzone de equipos de control orientados a la sostenibilidad y la eficiencia en la climatización, sus soluciones de control van enfocadas a que esa climatización eficiente «funcione para lo que realmente se está demandando, con equipos más duraderos, como por ejemplo la renovación y control de los equipos antiguos de climatización en la mayoría de los hoteles de la Costa del Sol sin necesidad de cambiar equipos». Sequera indicó que si el objeto de Airzone es hacer climatización sostenible, los procesos de fabricación de esos aparatos «han de ser por fuerza sostenibles», y citó el ejemplo del próximo centro de producción de la firma malagueña que construirá en Málaga Tech Park, que «estará sujeto a los más altos estándares de sostenibilidad para reducir su consumo energético».

Antonio Sequera, Ingeniero de Proyectos de Airzone L.O

Juan Goñi, de Klic Arquitectos, tiene claro que en su estudio son «aplicadores de esa sostenibilidad», de una sostenibilidad como propuesta de innovación». «Somos responsables de aplicar esa innovación en los desarrollos constructivos. Trabajamos con diferentes soluciones para que el edificio reduzca su demanda de energía». Para Goñi, la domótica ha pasado de ser algo relacionado con las viviendas de alto standing a algo generalizado y necesario para dar cobertura a la demanda eficiente de energía de los edificios. «El momento de ahora -remarca Goñi- pasa por aplicar las soluciones más eficientes en todas las viviendas».

Juan Goñi, CEO de Klic Arquitectos L.O

En Cordia Homes, al ser una empresa con marcado carácter internacional, llevan más de una década observando y aplicando las tendencias sostenibles en edificación. «Incluimos domótica desde hace mucho tiempo en promociones de gama media para que el cliente pueda tener un control del consumo, además estamos estudiando los edificios totalmente construidos en madera, incluidos los cimientos», afirmó Mauricio Mesa, su director general para España y Rumanía, quien indica que en su proyecto de Fuengirola, Jade Tower, han incorporado varios estándares energéticos.

Mauricio Mesa, Director General en España y Rumanía de Cordia Homes L.O

Juan Arrabal, CEO de Reciclados Roster, afirmó que en su empresa, que se dedica al reciclado de los materiales de construcción, la sostenibilidad «es nuestra materia prima. Llevamos doce años y es necesario que todos los factores se unan para conseguir ser eficientes. Nuestra función es fundamental en la sostenibilidad y estamos muy comprometidos con los compromisos medioambientales», señaló. Reciclados Roster está presente en varios de los proyectos más importantes de la ciudad de Málaga y ejerce labores de consultoría y asesoría en la candidatura de Málaga a la Expo de 2027.

Juan Arrabal, CEO de Construcciones Fearral y Reciclados Roster L.O

¿Qué hay que hacer?

¿Es atractiva la sostenibilidad para las empresas? ¿Cómo es el proceso que deben aplicar las mismas para introducir prácticas sostenibles en su actividad diaria?. El debate adquirió tintes económicos. «Hay que tener en cuenta que la sostenibilidad no es barata. Introducir las nuevas tecnologías para reducir el consumo de energía, no es barato cuesta dinero», indicó Juan Arrabal, quien exigió «compromiso para hacerla efectiva» a todos los actores implicados en el proceso sostenible (empresas, administraciones, etc). «La sostenibilidad hace siete años era una palabra rara, hoy en día esa palabra está en boca de todos y eso genera compromisos», finalizó.

Para Mauricio Mesa, el aspecto económico puede derivar en un problema: «Implementar un certificado de eficiencia cuesta dinero. Mucha gente está dispuesta a pagar más dinero por tener una vivienda sostenible y cuando conocen los precios, la cosa cambia porque sale caro».

Siguiendo con los certificados de eficiencia energética, Juan Goñi comentó la disparidad de los mismos en la UE, «mientras que en España tienen mucho que ver con la emisión de CO2, en Alemania tiene que ver con las reducciones de consumo energético; uno tiene que ver con el dinero y otro con conceptos mucho más sostenibles», remarcó.

Además, los participantes coincidieron en señalar la dificultad en el proceso para acceder a las ayudas procedentes de Europa (Next Generation), debido a las garantías monetarias que se han de presentar, muchas veces inviables para la mayoría de las empresas, y la tardanza (en muchos casos, años) en recibirlas.

Hablando de la legislación que rige las prácticas sostenibles, se llegó a la conclusión de que hay un gran desfase entre la normativa vigente y las acciones sostenibles, cada vez más variadas en el día a día de las empresas. «A nivel normativo tendría que ser todo mucho más flexible. Esa flexibilidad liberaría el planeamiento inmobiliario. España es un país tremendamente normativista porque hay muchas administraciones que dictan sus propias normas. Esa flexibilidad daría más iniciativa a las empresas», indicó Mauricio Mesa.

Antonio Sequera indicó que el RITE "lleva varios años señalando la zonificación de la climatización como algo obligatorio y que el código técnico de edificación también se enfoca hacia la sostenibilidad en su última revisión. Es trabajo de todos los involucrados en el diseño y construcción de los edificios cumplir estas normativas para seguir el camino adecuado”. Por último, Juan Goñi, hizo referencia a los Planes Generales de Ordenación Urbana «que llevan años y años y no se actualizan a los nuevos modelos sostenibles de ciudad y de urbanismo».

Retos y desafíos para el futuro

El proceso de la sostenibilidad en las empresas se encuentra en una fase muy inicial y hay que afrontar los retos y desafíos que se van a presentar en un futuro no muy lejano. Para Juan Arrabal, la existencia de los compromisos europeos de ODS marcan el camino a seguir y los objetivos. Para el CEO de Reciclados Roster, «la conciliación y la educación medioambiental tienen que ser clave». «El adoctrinamiento de las nuevas generaciones se antoja axial. A los niños se les ve muy involucrados cuando se les forma en valores medioambientales (ecologismo, igualdad, etc). A nosotros, la generación anterior, nos ha pillado la transición hacia lo sostenible; ellos vienen con el proceso concluido», finalizó.

Para Mauricio Mesa, de Cordia Homes, el reto pasa por la flexibilización de la normativa para agilizar las iniciativas sostenibles de la empresas. A nivel interno, indicó Mesa, «tenemos un departamento que estudia todos los procesos susceptibles de ser incorporados en la empresa para mejorar la sostenibilidad, también sus costes económicos y las nuevas tecnologías que harían posibles todos los procesos»

 «El gran reto ahora mismo es implementar la sostenibilidad e instaurarla en la población a través de la educación medioamiental a todos los niveles pero sobre todo en las nuevas generaciones, lo que supone en sí una inversión», comentó Juan Goñi, de Klic Arquitectos, quien añadió que en su sector, la rehabilitación residencial energética es la prioridad y el mayor desafío para los próximos años»

Para Antonio Sequera, de Airzone, el mayor reto y desafío pasa por la construcción del nuevo centro de producción que su empresa construirá en Málaga TechPark , orientarse para ser «totalmente sostenibles» y «adaptarse a la normativa que vaya viniendo y hacer factible lo que el Gobierno y la Administración pueda pedirnos en este sentido».

Los asistentes ponen en común sus ideas sobre la sostenibilidad L.O

Innovación y sostenibilidad: repensar los procesos en busca de la eficiencia energética

La sostenibilidad y la innovación están marcando el camino en la transformación de las empresas en esta nueva era del Siglo XXI, donde la tecnología y la sostenibilidad en cualquiera de sus facetas (medioambiental, responsabilidad social, etc.) son el soporte donde se apoyan muchas corporaciones. Para Juan Arrabal, de Reciclados Roster, dependiendo del sector en que trabajes, aplicas una u otra en primer lugar: «Si estás en el sector primario se empieza con la sostenibilidad para llegar a la innovación, fuera de ese sector primario se tiene la innovación para aplicar la sostenibilidad».

Antonio Sequera, de Airzone, comentó que su empresa se basa en cuatro pilares: innovación, eficiencia energética, sostenibilidad y conectividad y calidad del aire siendo la eficiencia energética «la actividad troncal y transversal al resto de actividades de la empresa».

En este sentido, Juan Goñi advirtió de que «tenemos que luchar contra la obsolescencia programada, que les viene bien a la empresas pero no a los particulares. Hay que reciclar, reutilizar y repensar todos los procesos. Eso es, al fin y al cabo, innovación».

En Cordia, según Mesa, «llevamos aplicando desde hace una década la sostenibilidad y siempre estamos trabajando en ideas para mejorar la eficiencia energética».

Conclusiones

Llegó la hora de cerrar el acalorado e interesante debate pidiendo a los invitados una pequeña reflexión a modo de conclusión.

Se volvió a recalcar la idea de la educación a las nuevas generaciones, los verdaderos actores ejecutores de la política y de las medidas de sostenibilidad en el ámbito de la Administración y en el de la esfera privada en muy pocos años.

También se pronunció el deseo de que Málaga siga siendo una de las principales locomotoras en todo este proceso gracias al trabajo de la Administración local, la colaboración pública-privada y el trabajo de recintos tan cualificados y llenos de talento como Málaga TechPark.

Precisamente, la colaboración público privada volvió a salir a la palestra como factor importante para seguir acometiendo esta nueva etapa sostenible, un camino nada fácil, en el que la inversión económica tiene mucho que decir por el capital que se puede generar fruto de la unión de esfuerzos de los ámbitos público y privado.