Esta mañana ha comenzado otra edición del programa educativo "Pasaporte Verde", con el objetivo de fomentar la educación medioambiental entre los estudiantes. El acto tuvo lugar en el IES Vicente Espinel y ha contado con la participación de Francisco Cantos, concejal del Área de Sostenibilidad Medioambiental; Julia del Pino, directora del centro; los organizadores de las actividades y los alumnos que participaron en otras ediciones.

Esta iniciativa educativa malagueña comenzó en el curso 2013/2014, y por ella han pasado más de 400.000 alumnos de más de 200 centros educativos. Enrique Nadales, jefe de sección de Biodiversidad y Educación Medioambiental del Ayuntamiento de Málaga, comentó que la finalidad de este proyecto es que los jóvenes aprendan a hacer un consumo responsable.

El programa contiene una amplia variedad de actividades para escolares, con la finalidad de conseguir que se conviertan en protagonistas de la lucha contra el cambio climático y aprendan a hacer un consumo responsable de los recursos. Esta propuesta ya congrega 10 cursos gratuitos para los centros educativos, adaptados a diferentes edades para hacerlos comprensibles para todos los jóvenes, desde Educación Infantil hasta los grados universitarios.

Dentro de los diferentes cursos, se acerca a los alumnos a términos como la economía circular, de manera simplificada y experimental. Se conciencia sobre la contaminación acústica y sus graves repercusiones, la naturalización del entorno urbano, la conservación de especies y de sus hábitats, y la restauración y reforestación de los espacios verdes periurbanos.

Recientemente el programa recibió el Premio a las Buenas Prácticas por el Clima, en la categoría de sensibilización y concienciación. El premio lo otrogó la Federación de Municipios y Provincias (FEMP). El objetivo de este premio convocado por la Red Española de Ciudades por el Clima es recoger los resultados de las iniciativas que intentan prevenir prevenir el cambio climático.