Ya se ha cumplido más un mes desde que comenzó el otoño, pero podría considerarse que está siendo una continuación del verano. ‘’Veroño’’ es el término que define el clima que estamos viviendo este último mes en Málaga, el cual debería haber traído temperaturas más bajas y precipitaciones más frecuentes. Sin embargo, podríamos estar ante uno de los octubres más cálidos, según estimaciones de la Academia Estatal de Meteorología (Aemet).

Tal y como ha avanzado la Aemet, se prevé que las temperaturas bajarán en noviembre, pero seguirán siendo superiores a lo habitual en la provincia, rozando las máximas los 30ºC. Con los datos actuales, ya estamos en el octubre más cálido de la serie histórica que comenzó en 1961, un record que ya batió este pasado verano, siendo el más caluroso de la sería histórica, con un 0,4 ºC más que el segundo registro histórico, el de 2003. La temperatura media ha sido de 2,2 ºC superior a la del promedio de 1981-2010

Temperaturas de comienzo de verano y noches tropicales para despedir la semana

En cuanto a la previsión de esta semana, seguirá siendo calurosa, con máximas que rondarán los 30ºC en la capital, Antequera, Marbella, Vélez o Ronda, según la Aemet, con temperaturas muy por encima de lo habitual, con una pequeña bajada para el fin de semana. El miércoles y el jueves las temperaturas serán ''más propias de comienzos o finales de verano que de finales de octubre''. En cuanto a las temperaturas nocturnas también serán altas para esta época y se prevén noches tropicales en Málaga y en otras provincias como Almería o Cádiz.

En cuanto a las precipitaciones, no se esperan lluvias para lo que queda de octubre. Predominarán los intervalos nubosos o cielos despejados, con vientos cálidos.

Estas altas temperaturas se deben a la presencia de una dorsal que afectará a buena parte de Europa Occidental, y por ello, a amplias zonas del país, según ha informado la Aemet. Es una región de altas presiones asociadas al aire cálido que impedirá que las borrascas se acerquen, lo que provoca que las lluvias más abundantes queden registradas al noroeste de la Península.