Una joven de 22 años ha sido detenida en Málaga por presuntamente fingir que estaba enferma en la calle para que una compañera suya aprovechara esta circunstancia para robarle 600 euros a un hombre que le prestó ayuda. Según ha informado la Policía Local, la primera fue arrestada como presunta autora de un delito de hurto en grado de cooperadora necesaria.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 10:30 horas del pasado 17 de octubre, cuando la víctima, un hombre de 82 años, acababa de extraer la cantidad de 600 euros del cajero automático de una sucursal bancaria de la calle Fernández Fermina, dinero que se guardó en el bolsillo trasero del pantalón sin advertir de que pudieran estar vigilándolo. El hombre continuó su camino y, al llegar al cruce con la calle Conde de Guadalhorce, observó que una joven que se encontraba tirada en el suelo solicitaba ayuda gesticulando con los brazos, acercándose tanto él como otro ciudadano para socorrerla.

Mientras se disponían a ayudarla, otra mujer se acercó por detrás a la víctima y le arrebató el dinero que acababa de sacar del cajero, tras lo que huyó del lugar a la carrera, tal y como contaron tanto la víctima como el testigo que también a socorrer a la primera joven, que tras el hurto "se recuperó repentinamente" e intentó una maniobra esquiva para marcharse del lugar. Al percatarse los dos hombres de la connivencia entre ambas, retuvieron a la mujer que fingió haber estado indispuesta, aunque la otra consiguió huir. Nada más ser requeridos, agentes de la Policía Local se desplazaron al lugar, procediendo a la detención de la mujer y a su traslado a dependencias policiales.

Especialización

Según la Policía Local, agentes del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga detuvieron hace unos días a tres mujeres especializadas en hurtos y conocidas a tenor de actuaciones anteriores, con edades comprendidas entre los 20 y los 38 años, tras comprobar que estaban merodeando a un grupo de turistas españoles de unos 70 años en la calle San Agustín. Los agentes realizaron una sigilosa vigilancia a raíz de la cual observaron como una de ellas abría un mapa de grandes dimensiones para ocultar la maniobra de otra, que introdujo su mano en la mochila de la víctima y le sustrajo el monedero mientras la tercera se situaba detrás en situación vigilante.

Las mujeres, que no se percataron de la presencia de los agentes, que actuaban de paisano, fueron interceptadas. En otra intervención, dos mujeres de 31 y 36 años fueron arrestadas como presuntas autoras de un delito de hurto de artículos por valor de 580 euros en una tienda de moda ubicada en el distrito Carretera de Cádiz. A ello se suma que a la más joven le constan hasta tres requisitorias judiciales de juzgados de Málaga de búsqueda y detención, dos de ellas con ingreso en prisión.