La Fiscalía Provincial de Málaga ha abierto diligencias de investigación penal para determinar si las presuntas irregularidades en Smassa durante la contratación de las obras del aparcamiento de Pío Baroja son constitutivas de un delito de prevaricación administrativa, recogido en el artículo 404 del Código Penal.

En concreto, el Ministerio Público se refiere a los hechos denunciados tanto por el grupo municipal Socialista como Izquierda Unida y que imputan al gerente de la Sociedad Municipal de Aparcamientos (SMASSA), Manolo Díaz.

El fiscal jefe en funciones Juan Carlos López Caballero abre estas diligencias para "practicar cuantas actuaciones sean precisas para el esclarecimiento de los hechos denunciados y la verificación de su significación penal, tanto desde el punto de vista de su eventual tipicidad penal como en lo concerniente a la presunta responsabilidad de las personas que intervinieron en ellos", tal y como se recoge en el decreto.

Asimismo, el magistrado solicita a la Secretaría General del Ayuntamiento de Málaga una copia del acta de la sesión plenaria del 5 de octubre, en la que compareció Trinidad Rodríguez, la exdirectora de la Oficina Técnica de Smassa que ha denunciado las irregularidades en la construcción de este aparcamiento y que llegó a activar el protocolo de acoso laboral tras sufrir presuntas presiones por parte del gerente de Smassa.

"Tenía que negarme porque las cosas que me estaban urgiendo a hacer me llevaban a la cárcel", llegó a afirmar Trinidad Rodríguez durante el pleno de octubre en el que se debatió una moción urgente del PSOE para abrir una comisión de investigación sobre esta cuestión.

La creación de esa comisión no salió adelante debido al rechazo del Partido Popular y Ciudadanos, por lo que tanto PSOE como Izquierda Unida decidieron llevar el asunto a los tribunales.

"Desde el PSOE nos vimos obligados a llevar este tema a la Fiscalía y en el día de hoy hemos recibido la notificación por parte del fiscal que abre diligencias", ha anunciado el portavoz socialista, Daniel Pérez. "Lo que el ayuntamiento ha impedido de transparencia para conocer la realidad, la Fiscalía abre diligencias para saber exactamente qué ha pasado, solicita más información y va a investigar los hechos".

"Estamos satisfechos con que Fiscalía haya tenido tanta celeridad en iniciar estos trámites a raíz de nuestra denuncia así que animamos a seguir investigando si estas irregularidades se han ejecutado o no. El ayuntamiento, el alcalde, el equipo de gobierno y el gerente de Smassa tendrán que asumir lo que Fiscalía diga", ha añadido la concejala de Unidas Podemos y coordinadora de Izquierda Unida en Málaga, Remedios Ramos.