El Área de Economía del Ayuntamiento de Málaga continúa volcado en cuadrar las cuentas para el próximo año, una tarea que no está resultando sencilla debido al contexto generalizado de subida de costes e inflación que ha encarecido la vida.

De hecho, las cuentas municipales deberán capear un aumento del gasto de hasta 80 millones de euros, según explicó el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Conde, en el programa Málaga a Examen de Canal Málaga, que calificó como "grave" la situación económica actual.

Se trata de una subida que subyace del aumento del coste de la energía, del aumento de los precios en las obras públicas o la subida salarial de los funcionarios públicos -los trabajadores municipales- hasta un 4% según acordó el Ministerio de Hacienda con los sindicatos de cara a los presupuestos Generales del Estado.

A esto se suma, por cierto, la caída en ingresos por el impuesto de plusvalía, que tras la aprobación de la nueva ordenanza se recorta en un 36% de media, lo que implica que dejarán de entrar entre 15 y 20 millones de euros.

Para equilibrar ese aumento del gasto, señalaba Conde, lo primero es subir los ingresos ya sea mediante la subida de impuestos, que está descartada, o bien mediante los ingresos vía el IVA que grava una actividad económica (con las perspectivas de crecimiento en sectores como la construcción o los servicios), así como las transferencias procedentes del Gobierno central (a partir de la recaudación que hace el estado por impuestos como el IVA o el IRPF) y la llegada de los fondos europeos Next Generation, que supondrá la cofinanciación de proyectos municipales.

"No vamos a subir los tipos impositivos, es ir contra el bolsillo de los malagueños. Vamos a volver a congelar nuevamente los principales impuestos que gravan la economía de los malagueños", recalcó el concejal de Economía. "Se hará por crecimiento de la actividad económica que no por presión fiscal, y que eliminemos determinados gastos que tenemos que dejar de priorizar para mantener los servicios públicos".

Adelantó también el edil que, con todo, el presupuesto "va a seguir creciendo por encima de lo que fue la otra vez", esto es, en las cuentas de 2022, con un presupuesto de 936 millones de euros, en el que se prevén mejoras en el área de Parques y Jardines o en el cuidado de las playas.

"No vamos a presupuestar por encima de nuestras capacidades, vamos a seguir aplicando la prudencia financiera. El ayuntamiento debe de adecuarse al hecho de que si las familias y las empresas están cuadrando números, nosotros no vamos a ir gastando por encima de nuestras capacidades", agregó.

Plazos

En cuanto a los plazos, Carlos Conde calculó que una vez se cierre el presupuesto en las próximas dos semanas, comenzará el proceso administrativo para que pueda estar aprobado y en vigor a principios de 2023.

"Lo que nos ha descabalgado un poco ha sido la decisión unilateral con los sindicatos del encarecimiento del empleo público [la subida del 4%], estamos hablando de 17 millones de euros que hay que buscar en capítulos de personal porque somos una administración de servicio y esta realidad no se esperaba", recalca el responsable de Economía en el Ayuntamiento de Málaga.