Premo fue fundada hace sesenta años en Barcelona para la producción y desarrollo de televisores, así como los componentes inductivos necesarios. No fue casi tres décadas después, en 1989, cuando la empresa catalana decidió abrir nuevas sedes para la ampliación de sus productos en vehículos, momento en el que deciden asentarse en Málaga.

Ya en nuestra ciudad, contó con grandes clientes como Alcatel Citesa, Siemens, Fujitsu o Hughes. Su desembarco en el PTA en 1994 fue realmente el comienzo de una nueva Premo, que introdujo labores de I+D para crear sus propias soluciones electrónicas.

El grupo dispone de dos centros de desarrollo en España, establecidos en Barcelona y en la capital de la Costa del Sol. En la actualidad, desde el centro en Málaga se elaboran y diseñan productos RFID para automoción, en los cuales Premo es líder mundial. Son componentes electrónicos basados en el magnetismo para el ámbito de la robótica o el internet de las cosas, y sus productos se han convertido en líderes de distintos ámbitos. Por ejemplo, su sistema de apertura remota de vehículos por radiofrecuencia (RFID) está presente en fabricantes mundiales como Hyundai, Kia, Tesla o BYD, con una cuota mundial de mercado que alcanza el 70%. Además, la sede malagueña alberga la sede social, el equipo directivo corporativo mundial, el equipo comercial y el centro de innovación.

Además, cuenta con centros productivos y de desarrollo en otros países como China, Francia o Marruecos. En total son más de siete centros repartidos por distintos continentes, que emplean a unas 700 personas aproximadamente.

Las cifras de la empresa malagueña no dejan de aumentar en importancia: en los tres últimos ejercicios ha crecido alrededor de un 30% cada año: el año pasado facturaron 54 millones de euros, las previsiones para este 2022 es alcanzar los 74 millones aproximadamente y para 2023 estarán en torno a los 100 millones de euros. Además, su actividad tiene el foco puesto en reducir el impacto medioambiental a través de políticas sostenibles (reducción de consumo energético, economía circular, etc). Premo proyecta su impacto de «huella 0» para el año 2030 y quiere seguir ampliándolo a toda la cadena de valor.

La innovación real en Premo pasa por enfrentarse a los nuevos retos tecnológicos con la mayor concentración de talento de sus trabajadores en Málaga, con un equipo multidisciplinar de ingenieros mecánicos, eléctricos, de telecomunicaciones, de robótica, matemáticos, físicos o químicos, y en colaboración permanente con la Universidad de Málaga y otros centros.

Premo ha registrado hasta la fecha más de 200 patentes. Tras el CSIC o Tecnalia, es la empresa que más patentes ha hecho en España.

Premo está inmerso en todos los proyectos más importantes que hay en el mundo en automoción. Ahí está la tecnología malagueña para que los coches sean mejores, más eficientes y tengan más rango.