El 1 de noviembre se festeja el Día de Todos los Santos, un día en el que los cementerios se llenan de flores y familias que recuerdan a sus seres queridos. 

Pero la inflación también ha afectado a esta festividad. El Instituto Nacional de Estadística cifra la subida en un 5,6% más que el año pasado, pero lo cierto es que ha subido más del triple.  Según los floristas malagueños, este año las flores son un 20% más caras, una subida que afecta de lleno a estos pequeños comerciantes pero que no se traslada a los clientes ya que las floristerías de Málaga intentan mantener el precio de venta de la flor a pesar de su alto coste. 

Una complicada situación ya que no se generan beneficios para estos vendedores: "Aunque nos suben el precio de compra, no podemos venderlas más caras”, cuenta un florista de uno de los puestos de flores de la Alameda principal.

¿Cuánto cuesta un ramo?

Según estos comercios, "no hay un precio fijo, ya que depende de la flor".  Pero, los claveles colombianos son los más caros. Tal y como su nombre indica proceden de Colombia y con la subida de los carburantes, la exportación es más cara. No solo es la materia prima lo que sube, sino también el coste de la luz de las cámaras frigoríficas o el transporte. 

Aún así los floristas no han subido su precio de cara al público: "Un ramo de claveles cuesta 10 euros y he intentado mantenerlo con respecto al año anterior", cuenta la propietaria de Floristería Doña Emilia. Algo que también notan los floristas es el tipo de público: "Sí ha cambiado. Siempre viene gente mayor y antes lo hacían más. Ahora los jóvenes no vienen mucho, no mantienen mucho la tradición de comprar flores", cuentan.

A pesar de su coste, la demanda no se ha visto afectada ya que la tradición impera. Esta festividad supone cada año entre el 15% y el 20% de las ventas de todo el año y eso se nota, ya que durante el fin de semana y el día previo las floristerías malagueñas no dan abasto estos días con los pedidos para el Día de Todos los Santos. 

Además, tras la pandemia, el sector ha recuperado muchas celebraciones aplazadas por las restricciones como la Semana Santa, las ferias, romerías, bodas o comuniones. 

Claveles y crisantemo, las flores más vendidas 

La alta demanda suele estar entre dos flores: los claveles y el crisantemo. Ambas son los productos estrella durante este día de Todos los Santos y las más tradicionales. 

Por una parte, los ramos de claveles rojos o claveles colombianos, procedentes del país sudamericano, tienen altos estándares de calidad y son una de las flores con más demanda a nivel internacional.

Pareja comprando un ramo de claveles rojos Álex Zea

Y por otro lado, el crisantemo, la flor por excelencia en los cementerios el día de Todos los Santos. De origen asiático, se la asocia con la muerte ya que simboliza la eternidad.

El tiempo, su peor enemigo 

El tiempo corre en contra de las flores, ya que deben estar frescas para su venta. De ahí su elevado precio y que sea necesario trabajar ajustándose a la demanda para no tener pérdidas: "Estas flores si no se venden se marchitan y las tengo que tirar. Por eso, antes que tirarlas prefiero venderlas más baratas", afirma una florista de la Alameda Principal.