Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Víspera de los difuntos

El 42% de la población malagueña no tiene seguro de decesos

Los servicios funerarios pueden suponer un coste cercano a los 3.000 euros, según se trate de una inhumación o una incineración - Las pólizas de salud crecen un 20% en los primeros nueve meses del año

Voluntarias limpian tumbas en el Cementerio Inglés. Gregorio Marrero

Morirse es caro. Cuando un ser querido fallece, su entorno cercano debe aparcar el duelo de forma temporal para hacer frente a todos los trámites que requiere oficializar un deceso. Y eso incluye un importante desembolso económico.

En Málaga, según datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el coste de los servicios funerarios cuesta una media de 2.969 euros si se trata de una inhumación, esto es, el enterramiento del fallecido, mientras que la incineración ronda los 2.860 euros.

Son los precios para un sepelio sencillo, sin grandes lujos, que incluye el coste del tanatorio, las esquelas, el coche fúnebre, las flores y el féretro, entre otros aspectos.

Si a esto se le suma, por ejemplo, un traslado nacional del fallecido, el coste puede elevarse hasta los 5.000 euros, y si se trata de una repatriación, hasta los 10.000 euros.

Precisamente para amortiguar ese gran dispendio repentino existen los seguros de decesos, que cubren, de forma habitual, el servicio funerario, el traslado del fallecido dentro del territorio nacional y la repatriación del cuerpo.

Según datos de Unespa, la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, en la provincia de Málaga el 42,7% de la población no cuenta con este tipo de pólizas, esto es, unas 726.200 personas.

Aunque se trata de un amplio espectro de población sin esta cobertura, desde Unespa destacan que el porcentaje de población que sí está asegurado, el 57,3%, está por encima de la media nacional (46,7%) y es muy superior a otras provincias españolas como Soria, donde solo el 19,5% está asegurada, Baleares, con un 21,8% o Navarra, con un 24,1%.

Por el contrario, las provincias españolas donde más ha penetrado el seguro de decesos es, en primer lugar, Cádiz, con un 78,8% de su población cubierta, seguida de Ávila, con un 77,3%, y Badajoz, con un 73,3%.

El nivel de aseguramiento es creciente con la edad, alcanzando una cota máxima de en torno al 60% entre las personas de entre 75 y 79 años

decoration

«El nivel de aseguramiento es creciente con la edad, alcanzando una cota máxima de en torno al 60% entre las personas de entre 75 y 79 años», indica la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras en su informe anual para 2021. «Sin embargo, hay que destacar que la presencia del seguro de decesos supera ya el 40% a los 20 años, en una buena prueba del impacto de las pólizas colectivas, normalmente de carácter familiar».

Después del impacto de la pandemia, no obstante, el seguro de decesos no ha experimentado un importante crecimiento como se pudiera pensar, a diferencia del seguro de vida, que ofrece una compensación económica en caso del fallecimiento o invalidez de la persona asegurada.

De la misma forma ha ocurrido con los seguros de salud , que cubren una cobertura médica determinada.

«Un ejemplo de este comportamiento es la provincia de Málaga, donde la emisión de nuevas pólizas ha crecido un 20% en los primeros nueve meses de 2022, comparado con el mismo periodo en 2019», señalan a este periódico fuentes de Mapfre España.

Entierros de beneficencia

Se llaman entierros de beneficencia y los sufraga el Ayuntamiento de Málaga.

Cuando las personas sin recursos y que no disponen de un seguro de decesos no pueden afrontar el coste que supone organizar el sepelio y el entierro de un ser querido, el Consistorio, a través del Área de Derechos Sociales, puede sufragar un entierro social, que cubre todos estos gastos.

En su caso, Parcemasa se encarga de organizar el entierro y se hace cargo de los trámites.

Al año, en Málaga se financian en torno a un centenar de entierros de beneficencia. Estas peticiones se canalizan a través de los distritos y llegan a los Servicios Sociales, donde se redacta un informe de vulnerabilidad para que la familia pueda solicitar esta ayuda municipal.

En la ciudad de Málaga, el año de la pandemia se realizaron 119 entierros de beneficencia, que se redujeron hasta 110 el año pasado. Una cifra muy similar se registró en 2019, cuando se organizaron 116 sepelios para personas sin recursos.

Eso sí, una vez el Consistorio asume los costes del sepelio, llega el turno de Gestrisam, el Organismo Autónomo de Gestión Tributaria de Málaga, que se encarga de estudiar caso por caso, por si aparecieran familiares o allegados que sí podrían haber afrontado el pago de los servicios funerarios y, de esta manera, pasarles el cargo.

Más de 2.700 fallecidos por Covid en la provincia tras casi tres años

El próximo mes de marzo se cumplirán tres años desde que la Covid-19 se expandió por el mundo. Desde entonces, en Málaga han fallecido a causa del virus Sars-Cov-2 un total de 2.724 personas, según los últimos datos ofrecidos por la Consejería de Salud el pasado 25 de octubre. En 2020, el año de la irrupción de la crisis sanitaria, el virus se cobró la vida de 845 personas, cebándose en los primeros meses de pandemia, en especial, con la población más anciana y usuaria de residencias de ancianos. Para ese año, los registros arrojan un total de 41.928 contagiados, aunque se debe tener en cuenta que no se dispuso de test para la detección de la infección respiratoria hasta meses después y que estos «kits» no se comercializaron a la población general hasta el verano de 2021. Esto supone que muchos contagios de Covid-19 no quedaron registrados como tal y tampoco los fallecimientos. La vacuna llegó a finales de diciembre de 2020, empezando por las residencias de ancianos, centros sanitarios y sociosanitarios, así como para la población más vulnerable al virus. Desde que comenzó la campaña hasta la actualidad, un total de 1.417.030 malagueños cuentan con la pauta completa, lo que supone que el 83,6% de la población está cubierta. La cobertura vacunal no impide el contagio pero sí alivió los ingresos por Covid-19 y los decesos, ya que minimiza el riesgo de sufrir un desarrollo grave de la Covid-19. En 2021, se produjeron 1.259 decesos por Covid-19 y 155.319 contagios.

Compartir el artículo

stats