Tras su paso por Jupol, Millán y los compañeros con los que consiguió grandes hitos a nivel provincial se unen en un nuevo proyecto con el que quieren defender a los policías nacionales de toda España, incluidos los que no están afiliados. La equiparación salarial y los derechos de los jubilados, entre sus grandes metas.

Nace Nueva Era Sindical Policial (Nespol). ¿Cómo definiría este nuevo proyecto?

El nombre lo dice todo. Un proyecto dirigido a todos los policías nacionales a los que queremos dar un servicio de calidad, pero también aspiramos a mejorar las relaciones entre la Administración y los sindicatos.

¿Cuándo nace la idea?

Poco después de la dimisión en bloque del comité de Jupol en Málaga por la disconformidad de los estatutos que se aprobaron a nivel nacional. Unos estatutos que, por cierto, salieron adelante con un proceso electoral en el que todavía desconocemos el número de afiliados que participaron tras suspenderse la votación telemática, como sí se hizo para elegir a su actual secretario general. Tras la ruptura, muchos afiliados de ese sindicato nos pidieron, y nos siguen pidiendo, que constituyamos una organización para seguir trabajando en la línea que llevábamos. Mantenemos el mismo equipo que con Jupol consiguió casi 1.800 afiliados en la provincia.

Su primera experiencia sindical fue Jupol, organización que domina el Consejo de Policía y con la que fue secretario provincial desde su fundación. ¿Con qué se queda de esa etapa?

Fue muy enriquecedor. Sobre todo por el equipo humano que formamos entonces y que afortunadamente recuperamos para Nespol. Entonces conseguimos lo nunca visto, que nos votaran en Málaga 1.710 policías en las elecciones de 2019 al Consejo de la Policía, cuando apenas contábamos con 455 afiliados, y hasta la dimisión en bloque llegamos hasta esos 1.800. Los responsables de esos números son 45 personas que hoy están en Nespol. El excomité de Jupol Málaga tuvo un gran peso a nivel nacional y vamos a volver a dar el mejor servicio a los afiliados. No sólo en la provincia de Málaga, ya que Nespol es un sindicato a nivel nacional.

Además de Jupol y los sindicatos tradicionales, están EYA y ahora, Nespol. ¿Hay espacio para tantos sindicatos?

Claro que sí. Si todos tenemos el mismo fin, si somos honestos con los afiliados y buscamos el bienestar laboral de los policías, creo que es muy bueno que Nespol esté ahí. A veces, tener uno o dos sindicatos puede ser perjudicial. La pena es no poder tener acceso a afiliarnos a sindicatos de clase, creo que tendríamos más fuerza. El Consejo de la Policía no es un órgano muy equilibrado, el voto de la Administración vale más que el de los 14 vocales. Hasta que eso no cambie y los policías tengamos reconocido el derecho a la huelga como dice la Constitución, nos queda luchar mucho.

¿En qué cree que se diferencia Nespol de las demás organizaciones?

Creo que un sindicato no son las siglas, son las personas que lo forman. Y Nespol está constituido por los mejores sindicalistas que he podido conocer en mis 29 años de carrera profesional. Los estatutos se han desarrollado recogiendo lo que ningún sindicato de la Policía Nacional ha querido contemplar hasta el momento. Como novedad, incluimos que la afiliación será gratuita para nuestros compañeros jubilados. Nespol aspira a ser un sindicato equilibrado, honesto, coherente, una herramienta de protección de los derechos de los policías que, sean o no afiliados. Pero nunca lo utilizaremos al antojo de los que lo conforman, subjetivando y extrapolando el sentir personal a la toma de decisiones. No haremos como hicieron conmigo en mi anterior etapa, que tras mi dimisión como representante sindical me expulsaron de un grupo de subinspectores cuando yo todavía era afiliado.

¿Será la equiparación salarial un asunto en el que confluyan todos los sindicatos?

Espero que sí. Y no sólo la equiparación real. Hasta el momento hemos tenido una subida salarial en un complemento que es pan para hoy y hambre para mañana, ya que no cotiza para la jubilación ni cuenta para el pase a segunda actividad. Espero que todos los sindicatos caminemos juntos hacia la defensa de los derechos laborales de los policías, que cada día tienen más obstáculos por parte de la Administración. Nespol lo hará.