La empresa brasileña Votorantim Cimentos ha cerrado la compra de los activos que la compañía Heidelberg Materials tiene en Andalucía, operación que incluye la planta cementera de La Araña en Málaga, tres canteras de áridos y once plantas de hormigón, según ha anunciado este miércoles en un comunicado.

El consejero delegado de Votorantim Cimentos España, Alan Svalter, ha señalado que la compañía apuesta por una "planta eficiente y competitiva", alineada con su estrategia de crecimiento en la península ibérica, que les ayudará a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad de cara a 2030.

La operación fue anunciada hace ahora un año por ambas partes, pero quedó entonces a expensas de la aprobación de las autoridades regulatorias. Una vez culminados todos esos pasos, la compra ha quedado ya materializada. La plantilla global de la factoría que pasa al nuevo grupo es de unas 145 personas, según han explicado a este periódico fuentes empresariales, que han apuntado que se abre ahora un proceso de integración "transparente y responsable" donde el objetivo es "asegurar la sostenibilidad del negocio a largo plazo".

Con respecto a la polémica en torno a la Cueva de La Araña, estas fuentes únicamente han comentado que el nuevo grupo propietario se compromete a mantener una "colaboración con total transparencia" con las partes implicadas, citando tanto a la administración como a la comunidad científica.

La fábrica de cementos de La Araña, en Málaga, que pasa ahora a ser del grupo brasileño Votorantim Cimentos. L. O.

Votorantim Cimentos es una empresa internacional que opera en los segmentos de materiales de construcción, minería, productos para uso agrícola, procesamiento y gestión de residuos en once países y cuenta con más de 12.000 empleados.

La compañía opera en España desde 2012 y en los dos últimos años Votorantim Cimentos ha reforzado su presencia en este mercado con la adquisición de la fábrica de Cementos Balboa en Alconera (Badajoz) y ahora, con la planta malagueña.

Tras esta operación, Votorantim Cimentos España suma seis plantas integrales de cemento, con una capacidad de producción instalada de 6 millones de toneladas de cemento anuales, dos moliendas de cemento, una planta de mortero, plantas de hormigón y explotaciones de áridos, situadas en Andalucía, Canarias, Castilla y León, Extremadura y Galicia.