La edil de Cultura en el Ayuntamiento de Málaga, Noelia Losada, se muestra contraria a que La Invisible se encargue de organizar el cóctel tras la clausura de la 32º edición del Fancine, el Festival de Cine Fantástico que organiza la Universidad de Málaga (UMA).

«Si yo considero que no debiera estar abierto a diario para ninguna actividad, pues mi pregunta es ¿cómo van a dar un cóctel, con qué medidas de seguridad, con qué suministros y con qué clase de permisos?», sostiene Noelia Losada que, ante preguntas de este periódico, pone en duda que la edificación cumpla con los requisitos mínimos para ofrecer un servicio al público, como tomas de agua y de luz.

Cuestionada sobre si el Ayuntamiento de Málaga tiene potestad para prohibir esta celebración, Losada recuerda que el colectivo ciudadano que okupa el edificio tiene una nueva orden de lanzamiento.

« Ellos ya tendrían que haber desalojado. Por tanto, el Ayuntamiento de Málaga lo que puede es mandar a la Policía el día del cóctel y pedir los permisos. Y si no, pues clausurarlo evidentemente», insiste Losada que, por cierto, no está invitada al evento al igual que en años anteriores , señala, al ser un acto propio de la UMA.

La vicerrectora Tecla Lumbreras junto a miembros de La Invisible. L.O.

«Cada uno puede hacer lo que quiera, no me parece que sea un lugar que tenga ni la salubridad, ni la habitabilidad ni los permisos necesarios para hacer ninguna actividad y menos aún para un cóctel», añade la responsable de Cultura, que afirma que no ha habido ningún tipo de comunicación al respecto con la Universidad de Málaga.

La Invisible

Desde La Invisible informaron la semana pasada que el cóctel se desarrollará en el patio central de la edificación que, según defienden, es un espacio que cumple con todas las garantías de seguridad.