Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Crónicas de la ciudad

Mangas Verdes: una infografía sin florituras

La Junta presenta una infografía sobria del eterno sendero del Parque del Cau, indicio de que su finalización está cerca y no diferirá demasiado de la realidad. Ánimo

Infografía del Parque del Sendero del Cau en Mangas Verdes. L.O.

El escepticismo y capacidad crítica de los malagueños frente a las infografías comenzó con los jardines colgantes de La Coracha y continuó con el Jardín de las Delicias en las antiguas cocheras de Pedregalejo. Jamás se hicieron realidad sendos vergeles.

No ayudó mucho a fiarse de esta rama de la técnica el pastiche del palacete de Strachan (La Mundial) en Hoyo de Esparteros, plasmado como si hubiera pegado un estirón de adolescente junto al hotel de Moneo. Tampoco el rascacielos dibujado de igual tamaño que las lejanas grúas del Puerto, con lo que la infografía publicitaria volvía a entrar en la ciencia ficción.

Comprenderán que ahora muchos tengan sus reservas frente a los rascacielos de Repsol, algunos de los cuales merecerían plantar sus reales no allí sino en el Coto de Doñana, de tanto que se mimetizan con la Naturaleza.

Hay una infografía, sin embargo, que nos invita a la esperanza y no hablamos, por supuesto, de las plazas-puente o puentes-plaza del Guadalmedina, símbolo de unos políticos para los que una sencilla extensión con agua, plantas y patos es terreno urbanísticamente desaprovechado. Hablamos del ansiado parque del Cau en Mangas Verdes. Pocas veces una infografía ha levantado más esperanzas y eso que se trata de una felizmente sosa, sin apenas farfolla publicitaria.

Está ocupada, básicamente, por una extensa barandilla a lo largo de un pasillo, con excelentes vistas del barrio. Pero es que el proyecto es eso y poco más. Como sabrán, surgió tras una visita electoral del presidente socialista de la Junta Manuel Chaves a comienzos de siglo aunque se topó con algo conocido en la zona desde hacía casi 250 años: con un tramo del Acueducto de San Telmo. Tan nimio obstáculo, que habría hecho reír a carcajadas a cualquier político de Roma, acostumbrado a lidiar con su ingente subsuelo arqueológico, se convirtió en un insalvable foso administrativo durante casi 20 años.

El recambio en la Junta con la llegada de los populares, todo hay que decirlo, se notó y los vecinos, por lo menos, fueron recibidos por los cargos autonómicos para hablar de plazos, convenios y presupuesto.

La presentación de esta infografía no debería levantar suspicacias. Llega con el proyecto ejecutado en su mayor parte en estos años de espera así que no ha habido mucho hueco para la imaginación sino para eliminar el riesgo a despeñarse.

Si el parque lo concluyen los actuales responsables de la Junta habrán puesto punto final a un vergonzoso episodio de bloqueo administrativo. Ánimo y a hacer realidad la infografía.

Compartir el artículo

stats