Málaga volverá a liderar este año el crecimiento de la economía andaluza con un aumento estimado del 5% del PIB que supera en ocho décimas al previsto para el conjunto de la comunidad (4,2%), según las previsiones publicadas este jueves por Analistas Económicos de Andalucía, del Grupo Unicaja. El dato cobra más relevancia por el hecho de que las expectativas de crecimiento se han mantenido en relación a las que este gabinete de estudios vaticinaba el pasado mes de junio, a pesar de las tensiones inflacionistas, el impacto del conflicto bélico en Ucrania y la enorme incertidumbre existente en el panorama internacional. De hecho, la previsión para Málaga supera ligeramente a la que se hizo hace cinco meses (entonces se habló del 4,9%) mientras que la andaluza se mantiene invariable y en línea con la subida de PIB prevista para España.

Cabe recordar, en todo caso, que el gran recorte en las previsiones iniciales ya se hizo en la primera mitad del año, tras el inicio en febrero de la invasión rusa de Ucrania y la escalada desbocada de la inflación, lo que obligó a reducir las expectativas previas a la declaración del conflicto bélico, que vaticinaban una subida del PIB del 6,3% en Málaga y del 5,5% en Andalucía. Las nuevas previsiones publicadas ahora, sin embargo, constatan que la economía malagueña si está, de momento, soportando de forma razonable el transcurso de este convulso ejercicio.

Para el conjunto de 2022, Analistas Económicos de Andalucía estima actualmente crecimientos superiores al promedio regional, junto al citado caso de Málaga, en Cádiz (4,4%), mientras que en Almería (4,2%) y Sevilla (4,2%) podría crecer a un ritmo similar a la media andaluza. Por debajo estarían Granada (4,1%), Huelva (3,3%), Córdoba (3,1%) y Jaén (2,6%).

Con estas cifras, el empleo en la comunidad cerraría el ejercicio de 2022 con un aumento del 3,3% en el número de ocupados (según las cifras de la EPA), mientras que la tasa de paro se mantendría en el 19,2%, en torno a dos puntos y medio por debajo del año anterior. El informe destaca que el empleo en Andalucía ha crecido el doble de lo previsto en la primera mitad del año.

En cuanto a 2023, las previsiones del Grupo Unicaja sólo están de momento disponibles para el conjunto de la economía andaluza, con una tasa de crecimiento prevista para la región se moderaría hasta el 1,6%, en un contexto -señala- "de elevada incertidumbre, en el que se ha incrementado el riesgo de recesión para las principales economías mundiales". Esa subida del PIB, no obstante, sí daría para lograr un crecimiento del empleo del 1,3% en el promedio del año. La tasa de paro se mantendría en el 19,2%.

Entorno económico mundial y nacional

El estudio explica que, continuando con la tendencia iniciada en la segunda parte de 2021, durante el último trimestre se ha producido "una pérdida notable de dinamismo de la actividad a escala global, como consecuencia de una serie de factores adversos que interactúan entre sí", entre los que destaca por su importancia, el repunte de los precios, "que ha superado las peores expectativas".

"En respuesta a las fuertes presiones inflacionistas, más persistentes y elevadas de lo esperado, los principales Bancos Centrales, en su intento de anclar las expectativas de inflación a sus objetivos a medio plazo, han mantenido o intensificado el endurecimiento de la política monetaria, desplegando toda la batería de instrumentos disponibles", recuerda Analistas Económicos de Andalucía.

Las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) estiman que en 2022 la economía mundial registrará un incremento de la producción del 3,2%. Para 2023, se prevé que la tasa de crecimiento del PIB se modere hasta el 2,7%.

En el caso concreto de la Eurozona, el FMI apunta a un aumento del PIB del 3,1% y del 0,5% para 2022 y 2023, respectivamente. Por su parte, el incremento de los precios al consumo se cuantifica en el 8,3% para este año y en el 5,7% para el próximo.

"No obstante, dichas previsiones se encuentran sometidas a una extraordinaria incertidumbre, dada la existencia de importantes fuentes de riesgo que pueden orientarlas a la baja para la actividad, avivando los temores de entrada en recesión, y al alza para la inflación", aclara el estudio del gabinete económico de Unicaja.

En este contexto, los principales organismos de previsión apuntan a un crecimiento para España superior al 4% para el conjunto de 2022. Para 2023, el crecimiento también se ha revisado a la baja, situándose, en general, por debajo del 2%.

Evolución reciente de la economía andaluza

Según los datos de la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía, publicados por el IECA, en el segundo trimestre de 2022 el PIB registró un crecimiento del 0,8% (0,1% en el primer trimestre), apoyado en la demanda interna, especialmente el consumo privado. En términos interanuales, el crecimiento se situó en el 5,9%, si bien la producción es en torno a un 2% inferior a la del cuarto trimestre de 2019.

El informe subraya en este apartado que la actividad económica habría crecido en todo el territorio andaluz en la primera mitad del año, si bien las tasas de crecimiento se habrían moderado en el segundo trimestre. En Málaga (7% en términos interanuales), Cádiz (6,1%), Almería (6%) y Sevilla (6%) el crecimiento habría superado la media andaluza (5,9%).

Desde la perspectiva de la demanda, el crecimiento de los distintos componentes es "generalizado", exceptuando el gasto en consumo de las administraciones públicas (-1,0% en términos interanuales). El gasto en consumo de los hogares ha crecido un 3,1% y la inversión un 8,3%, aportando la demanda interna 3,1 puntos al crecimiento regional. Por su parte, la aportación del saldo exterior se ha mantenido en los 2,8 puntos, destacando el fuerte aumento de las exportaciones, cercano al 20%, "muy vinculado a la mejora en las exportaciones de servicios, especialmente turísticos".

  

Desde el lado de la oferta, destacan los crecimientos trimestrales en la industria y la construcción, mientras que en el sector servicios el aumento ha sido más moderado y en el sector agrario se ha producido un descenso del Valor Añadido Bruto (VAB). En términos interanuales, es el sector servicios (7,4%) el que supone una mayor aportación al crecimiento, destacando el aumento en comercio, transporte y hostelería (21,2%). Por su parte, la construcción ha crecido un 5,2%, y la industria, un 2,8%, disminuyendo el VAB agrario un 4,1%.

En lo que respecta al mercado de trabajo, tanto las cifras de la Contabilidad Regional como las de la EPA o la afiliación a la Seguridad Social muestran un "significativo ritmo de crecimiento del empleo" en la primera mitad de 2022, recuperándose los niveles previos a la pandemia. "No obstante, los últimos datos publicados de trabajadores afiliados a la Seguridad Social reflejan una cierta ralentización en la creación de empleo", advierten.

Según la EPA, en el segundo trimestre el número de ocupados se situó en 3.278.500, aumentando en 60.700 con relación al trimestre anterior, debido sobre todo al incremento en servicios de mercado. Respecto al segundo trimestre de 2021, el empleo ha crecido un 3,9%.

Alrededor de un 95% de este aumento se ha producido en los servicios de mercado y más de la mitad en comercio, transporte y hostelería. Por su parte, la población activa ha seguido creciendo, aunque a menor ritmo, y el número de parados ha vuelto a disminuir, reduciéndose la tasa de paro hasta situarse en el 18,7% (12,5% en España), casi tres puntos por debajo de la registrada un año antes.

Las previsiones del Grupo Unicaja, en un término medio entre las de la Junta o la CEA

Las estimaciones dadas a conocer este jueves para 2023 por Analistas Económicos, del Grupo Unicaja, son ligeramente más pesimistas que las de la Junta de Andalucía, que proyecta un crecimiento del PIB para el próximo año del 1,9%, pero más optimistas que las de otros informes recientemente emitidos, como el de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y la Universidad Loyola, que ven como escenario más probable un incremento del 1,3% de la economía andaluza.

La incertidumbre global es un elemento destacado en todas las proyecciones conocidas hasta la fecha, motivadas por la invasión de Ucrania y el encarecimiento de la energía, que se ha traducido en un alza inflacionista mundial. Por esta razón la horquilla entre unos documentos y otros no ha sido considerada llamativa por la AIReF, que por su parte cuenta con una proyección ocho décimas inferior a la del Gobierno andaluz pero ha dado por buenas las previsiones recogidas en el Presupuesto de 2023.