Uno de cada dos malagueños de entre 14 y 18 años es consumidor de los comúnmente conocidos como vapers. Los cigarrillos electrónicos se están convirtiendo en la alternativa al tabaco para la población más joven. Este dispositivo es igual de nocivo que el tabaquismo y el desconocimiento, indican los profesionales, es uno de los principales motivos de su aumento. A esta práctica se suman las pipas de agua, las populares cachimbas, que ha probado el 75% de la población joven malagueña. Estas dos tendencias se están convirtiendo en la vía de entrada de los jóvenes en el hábito tabáquico, el causante de más del 80% de los casos de cáncer de pulmón.

El cáncer de pulmón es uno de los tumores más frecuentes y con mayor tasa de mortalidad entre la población de la provincia. Cuando finalice este año, más de 1.042 malagueños habrán recibido un diagnóstico de este tipo de cáncer. Su incidencia crece de forma progresiva a lo largo de los años, por lo que los oncólogos inciden en la importancia de dar un mayor impulso a la prevención y a la concienciación social para frenar su aumento.

La Sociedad Andaluza de Oncología Médica (SAOM) muestra su preocupación por esta tendencia de crecimiento, "que seguirá así debido a la poca concienciación social y a que las políticas sanitarias no han tenido el suficiente impacto para reducir en toda la población la incidencia del cáncer de pulmón. Es muy importante decirle a la población que si dejas de fumar puedes evitar en gran parte este tipo de tumor, al tiempo que insistir a las autoridades sanitarias que deben seguir realizando campañas antitabaco, sobre todo entre adolescentes, para evitar el tabaquismo".

Por desgracia, lejos de reducirse, "estamos asistiendo a un aumento muy importante en el consumo de tabaco, sobre todo en las nuevas formas de consumo. El tabaco también evoluciona y esto es un verdadero problema de salud pública porque están aumentando mucho estas nuevas formas de consumo", alerta Esperanza Doña, neumóloga responsable de la consulta antitabaco del Hospital Regional de Málaga.

Así, la mitad de los jóvenes malagueños de entre 14 y 18 años es consumidor habitual de cigarrillos electrónicos. Los vapers se están haciendo cada vez más populares entre esta población debido a la confusión. "Se cree que son sustancias inocuas y no lo son, tienen componentes cancerígenos que darán la cara cuando crezcan y comiencen a aumentar los casos de cáncer de pulmón", explica Doña.

Asimismo, denuncia, "desde la industria tabaquera se está transmitiendo la estrategia del mal menor, que los vapers son menos malos que el tabaco. Pero son sustancias que llevan tóxicos cancerígenos, ya se han dado casos de muertes. Todo esto genera mucha confusión y luego tendrá su impacto en la aparición de enfermedades".

También se incrementa el uso de cachimbas. Más del 75% de los jóvenes malagueños ha probado alguna vez estas pipas de agua. "Estoy muy preocupada por estas nuevas formas de consumo. Se creen que están inhalando agua y no es agua. Es un verdadero problema de salud pública y está siendo la vía de entrada de los jóvenes en el tabaquismo", confiesa esta neumóloga.

El hábito tabáquico es la principal causa de aparición del cáncer de pulmón. Si se combatiera, defiende Esperanza Doña, las cifras de casos se reducirían muchísimo: "La intervención que tiene más impacto en la prevención de este tipo de cáncer es la cesación del hábito, dejar de fumar. Lo que tenemos que intentar transmitir, tanto a la población general como a los ya diagnosticados, es que todavía se está a tiempo".

Para dejar de fumar, defiende esta experta, lo primero es la voluntad. Las ganas de dejar de fumar tienen que empezar por el paciente. No obstante, en la consulta de tabaquismo del Regional dotan a los fumadores de tratamientos y estrategias. "Contamos con medidas de eficacia a la hora de dejar de fumar, hace que sea mucho más fácil y que el proceso sea más llevadero, por lo que hay más probabilidad de éxito. Lo importante es combinarlo con un seguimiento adecuado", señala Doña.

Cáncer de pulmón, diagnóstico y tratamientos

Con motivo del Día Internacional del Cáncer de Pulmón, la SAOM destaca los nuevos diagnósticos y tratamientos innovadores que "están permitiendo que la mortalidad se reduzca en estos pacientes". Los tratamientos vinculados a la oncología de precisión; las terapias dirigidas frente a diferentes alteraciones moleculares o la inmunoterapia "han permitido avanzar en los últimos años en los resultados en el tratamiento de esta enfermedad, y aumentar y mejorar la calidad de vida de los pacientes andaluces".

De hecho, el mejor conocimiento de las bases moleculares de este tumor, así como los avances terapéuticos y tecnológicos incorporados en su diagnóstico y tratamiento durante la última década "han convertido al cáncer de pulmón en el referente de la medicina de presión en oncología", asegura Ana Laura Ortega, vicepresidenta de la Sociedad Andaluza de Oncología Médica.

El diagnóstico del cáncer de pulmón es cada vez más preciso gracias a la incorporación de técnicas endoscópicas y de imagen, además del análisis de secuenciación masiva sobre el tumor y la biopsia líquida, "que han permitido optimizar la información pronóstica y predictiva sobre los subgrupos tumorales, al tiempo que promociona el desarrollo de nuevas dianas terapéuticas eficaces"

Así, los expertos de la SAOM ensalzan la notable evolución del tratamiento del cáncer de pulmón en los últimos años y el nivel de excelencia de la oncología andaluza: "Contamos con grandes especialistas y unidades en los hospitales de la comunidad que están participando en estudios y ensayos clínicos que suponen un importante avance en la investigación y el tratamiento de este tipo de tumor. Con ello se permite a los pacientes de nuestra comunidad disponer de los tratamientos más novedosos".

Entre ellos destaca como principales novedades las terapias dirigidas frente a alteraciones moleculares que aparecen en muchos tumores, o la inmunoterapia, cuyos resultados están siendo "muy positivos y suponen una revolución". Del mismo modo, se está avanzando en otras estrategias como la cirugía torácica, con procedimientos mínimamente invasivos, procedimientos endoscópicos o la radioterapia y quimioterapia para el tratamiento de mantenimiento.

En la inmunoterapia destacan los inhibidores de PD-1/PD-L1 -pembrolizumab, nivolumab, atezolizumab, cemiplimab- con o sin la combinación de inhibidores CTLA-4 (ipilimumab), que está permitiendo el tratamiento en escenarios de cáncer de pulmón en solitario o en combinación con quimioterapia, con una mejora en la supervivencia de estos pacientes. Por su parte, en el avance en la identificación de dianas moleculares como EGFR, ALK, ROS1 u otras, ha conseguido que se esté aplicando una medicina de precisión en el cáncer de pulmón, con el desarrollo de diferentes fármacos dirigidos que han cambiado la evolución de la enfermedad en muchos pacientes.