Desde hace algunos años, más particularmente desde 1999, noviembre es el mes dedicado a sensibilizar al varón de sus problemas específicos de salud. Si exceptuamos las enfermedades cardíacas, primera causa de muerte entre los hombres, el cáncer de próstata, el colorrectal, el de testículo, las enfermedades mentales, el sedentarismo y el suicidio se erigen en las mayores amenazas para el sector masculino de la población.

La concienciación y ponerse en manos de los especialistas para prevenir y detectar de forma precoz estos males ayudarán a los hombres a vivir vidas más felices, saludables y prolongadas en un intento de reducir la distancia que mantiene con la mujer en la evaluación de su esperanza de vida, que en 2021 se elevó por encima de los 5 años (85,8 años de la mujer por los 80,2 de los varones). Está claro que el hombre debe asumir, como hace la mujer desde temprana edad con sus revisiones ginecológicas, este aspecto en su día a día médico.

La Opinión de Málaga organizó el pasado día 15 de noviembre uno de sus tradicionales desayunos para analizar la problemática, las causas y las soluciones a este aspecto que afecta a toda la población masculina.

José María del Rosal Samaniego, responsable de Urología del HLA Él Ángel; José Begara, coordinador del Centro GenesisCare Málaga y Benalmádena y líder de grupo de referencia clínico de tumores cerebrales de GenesisCare España; Juan Arocena, jefe de Urología de Vithas Xanit Internacional, y José Ángel Gómez Pascual, jefe de Urología de Hospital Quirónsalud Málaga, fueron los especialistas médicos que acudieron a la llamada de nuestro periódico.

Según un estudio médico realizados por GenesisCare junto a la organización benéfica Prostate Cancer Research, el 31% de los hombres españoles admite que tiende a retrasar la visita al médico y el 22% admite que ha retrasado la búsqueda de asesoramiento sanitario. A pesar de los datos del estudio, el doctor del Rosal, de HLA El Ángel, cree que la población masculina ha sido siempre más reacia que la femenina a ir al médico, pero en los últimos años esa tendencia está cambiando: «Los hombres nos estamos acostumbrando a ir al médico y pedir, por ejemplo, revisiones de próstata y comentarle al médico una disfunción eréctil, cosa impensable hace muy pocos años», señaló.

En la misma línea se mostró el doctor Gómez Pascual, del Hospital Quirónsalud Málaga, quien indicó que «el hombre tiene un interés mayor por su salud y en eso hay que seguir insistiendo desde nuestra posición de médicos».

Prevención y detección precoz: revisiones a partir de una edad para controlar testículos y próstata

El cáncer de próstata es el tipo de tumor más diagnosticado en varones en España con 30.884 casos este año y constituye una de las principales causas de mortalidad por cáncer en el sexo masculino junto con el de pulmón y el colorrectal, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). También la incidencia del carcinoma de vejiga urinaria es muy importante en esta estadística. Otra neoplasia exclusivamente ligada al sexo masculino es el tumor testicular del que se detectarán más de 1.500 casos en este 2022.

Los varones entre 45 y 65 años, franja de edad más afectada por esta enfermedad, deben ir al urólogo para hacerse revisiones periódicas sobre todo si presentan algunas de estos síntomas: dolor al orinar, flujo de orina débil, dolor en espalda, pelvis, ingle o extremidades inferiores, micción frecuente, sangre en orina o en semen y sensación de debilidad en las piernas.

A veces, en casos de estadíos más iniciales de cáncer de próstata se ofrece al paciente una vigilancia activa que consiste en: PSA cada 6 meses, tacto rectal cada 12 meses y, según hallazgos, biopsia y resonancia magnética no antes de los 12 meses.

El tumor testicular tiene su mayor incidencia entre los varones de 15 a 40 años.

Unos datos reveladores

Los datos están ahí: en este 2022 se habrán detectado en nuestro país 30.000 casos de cáncer de próstata, 26.000 de colon, 22.000 de pulmón y 1.500 de testículo. La estrategia para el doctor Begara, de GenesisCare, está muy clara: «Hay que concienciar a la población masculina de que hay que hacerse un PSA (pedir este indicador en los análisis de sangre cuando se vaya al médico de cabecera) a los 50 años, o a los 40-45 si se ha tenido algún antecedente familiar y factores de riesgo. Solo con esta dinámica detectaremos el cáncer más pronto y eso es muy importante para aumentar la supervivencia al mismo. Para el de testículo, que suele afectar a mayoritariamente a varones entre 15 y 40 años, la autoexploración es la mejor manera para detectar cualquier anomalía».

Los cuatro expertos presentes en el Desayuno de La Opinión se mostraron de acuerdo en la facilidad en la detección de posibles problemas en próstata y testículo con la prueba de la PSA (Antígeno Prostático Específico), para la primera y la autoexploración en el segundo, si se compara con otros tipos de tumor como el de colon (detección de sangre en las heces), o el de pulmón o vejiga, que se manifiestan a través de sus síntomas y en los que se recomienda acudir al médico en cuanto se produzca alguna anomalía.

Para Juan Arocena, de Vithas Xanit Internacional, la aparición de este tipo de tumores está muy vinculada al estado general de salud. « El cáncer de próstata empieza su prevalencia cuando empiezan a aparecer todas las enfermedades metabólicas del varón y están relacionadas todas: el colesterol, la ingesta de grasas, el alcohol, el tabaco etc., todo está relacionado con los tipos de cáncer.

En este mismo sentido, el de la incidencia del estado general de la salud en la aparición de los tumores que más incidencia tienen en la población masculina, se significó el doctor Gómez Pascual, quien señaló otro de los causantes de la aparición de los tumores: la obesidad. «La obesidad -señaló- es la enfermedad que no está catalogada como tal y está asociada de forma muy directa a un gran número de patologías, no solo cardiovasculares sino oncológicas. A la obesidad no se le da la importancia que se le debería dar y que tiene. Luchar contra ella es fundamental y a partir de la edad de 50 años, las tasas de obesidad y sobrepeso en España son muy altas», puntualizó.

Y es que los hábitos de la población, en este caso de la masculina, redundan en el estado general de nuestra salud. A pesar de que determinados hábitos positivos se han ido generalizando entre nuestras actividades diarias, como ir al gimnasio o comer sano con una dieta sana y saludable, la mayoría de la población sigue cayendo en el error de llevar hábitos saludables como fumar o beber en demasía. «El estilo de vida, sobre todo de los jóvenes, sigue siendo muy perjudicial, y enfermedades asociadas a esos malos hábitos como el colesterol, la diabetes, la hipertensión, etc. se manifiestan más acentuadas. O se cambia de estilo de vida o esa generación tendrá que hacerse revisiones cada 6 meses. Los tumores de próstata y colon están muy asociado con la grasa», afirma el doctor Arocena.

Respecto al cáncer de colon, se recomienda una colonoscopia a partir de los 50 años; si esta ofrece resultados negativos, se aconseja repetirla cada 5 años; en el caso de antecedentes familiares o de extracción de pólipos benignos, lo aconsejable es repetirla con una frecuencia de tres. El tumor testicular es casi propiedad de los hombres entre 16 y 40 años. La autoexploración es la mejor arma para detectar tumores testiculares, por lo tanto, ante cualquier anomalía por pequeña que sea, hay que acudir al urólogo, teniendo en cuenta también que los llamados testículos retráctiles (testículos que pueden moverse de un lado a otro entre el escroto y la ingle), son más susceptibles de tumoración.

Pruebas para una detección eficaz

Al hablar de detección precoz de estas enfermedades masculinas podemos hablar de las pruebas que suelen hacerse para detectar la enfermedad tumoral: resonancia magnética y biopsia por fusión (en sus dos modalidades: perineal y transrectal, esta última menos recomendada por estar más sujeta a posibles infecciones y sepsis .

«Para la próstata -señaló el doctor del Rosal- hay que hacerse primero una resonancia magnética. La biopsia por fusión exige una resonancia magnética previa y en ella se pueden apreciar hasta cinco tipos de lesiones que se llaman pirras. El 1 y el 2 indican benignidad; 3, 4 y 5 malignidad y requiere una biopsia de fusión, que se llama así porque fusiona, mezcla una biopsia con una ecografía que ofrece un mapeo de la próstata en 3D con todas sus lesiones localizadas y que pueden ser abordadas en el sitio exacto donde se encuentra la lesión y en sus zonas adyacentes».

"Contaremos a partir de enero de 2023 con una tecnología de precisión robótica, el primer CyberKnife S7 en España para el tratamiento de cáncer de próstata con alta efectividad, que minimiza los efectos secundarios"

Doctor José Begara - GenesisCare Málaga

Los tratamientos para erradicar el cáncer de próstata ofrecen un abanico de posibilidades dependiendo del estadío del tumor. Si está en bajo grado de malignidad, podría bastar con una vigilancia activa. A medida que vaya aumentando la dificultad habrá que decantarse por la cirugía robótica o laparoscópica, la radioterapia , la hormonoterapia e incluso la quimioterapia. «La explicación al paciente de todas las opciones que puede tener para tratarse y curarse, con todos sus pros y sus contras, es vital para que decida qué camino a seguir», señaló el Dr. del Rosal.

Los tratamientos contra el cáncer de próstata están mejorando y son más efectivos día a día gracias a la intensa labor investigadora en este sentido. El doctor Begara se mostró partidario de usar más la radioterapia y no tanto la cirugía cuanto más avanzado esté el cáncer. El facultativo de GenesisCare comentó que en cuanto al tratamiento radioterápico en Málaga, «contaremos a partir de enero de 2023 con una tecnología de precisión robótica, el primer CyberKnife S7 en España para el tratamiento de cáncer de próstata con alta efectividad, que permite minimizar los efectos secundarios y reducir las sesiones de tratamiento», indicó.

También hay que mencionar las nuevas pruebas metabólicas de imagen que se suelen utilizar, no para el primer diagnóstico, pero sí cuando hay recaídas en el tratamiento. La tomografía por emisión de positrones (PET con Colina o PET PSMA) son dos pruebas por imágenes que se utiliza para detectar sitios de reincidencia de cáncer de próstata a pesar del tratamiento (cáncer de próstata recurrente). Se pueden utilizar si otro tipo de diagnóstico por imágenes no resultó útil. Pueden actuar sobre la cadena de ganglios.

A modo de conclusión, los expertos reunidos en el desayuno indicaron que los tumores que afectan al hombre están «claramente ligados» a otras enfermedades (diabetes, colesterol, hipertensión, etc.) que surgen de los malos hábitos continuados en el tiempo, donde la obesidad y el sedentarismo son los «grandes enemigos» a erradicar para mejorar la salud del colectivo masculino.