Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Memoria histórica

Piden desclasificar los documentos del asesinato de García Caparrós

Adelante Andalucía pedirá en el Parlamento que se le equipare a las víctimas del terrorismo

Manuel José García Caparrós. | L.O.

El Grupo Mixto-Adelante Andalucía defenderá este jueves, 24 de noviembre, en el Pleno del Parlamento una proposición no de ley con la que, entre otras cuestiones, quiere reclamar al Gobierno de España «la desclasificación de toda la documentación sobre los sucesos del 4 de diciembre de 1977 en Málaga y del asesinato de Manuel José García Caparrós», víctima mortal de un disparo policial en las manifestaciones en dicha capital en demanda de la autonomía política para Andalucía.

La primera PNL que el grupo que forman Teresa Rodríguez y Maribel Mora defenderá en el Pleno del Parlamento en lo que va de legislatura plantea que el Parlamento andaluz inste «al Gobierno del Estado al reconocimiento de Manuel José García Caparrós y su familia como víctimas de la violencia política en pie de igualdad con las víctimas del terrorismo, con su consecuente reparación».

Una bala de nueve milímetros

Además, quieren «la desclasificación de toda la documentación de la Comisión de Encuesta, sin anonimizar nombres propios, referente a los sucesos del 4 de diciembre de 1977 en Málaga y del asesinato de Manuel José García Caparrós, así como toda la información relativa a los hechos que permanece bajo secreto».

Adelante recuerda que la muerte de García Caparrós se produjo en las manifestaciones que el 4 de diciembre de 1977 reunieron «a dos millones de personas en las ocho capitales andaluzas, Barcelona y Madrid» reclamando «el acceso de Andalucía a su autonomía por la vía del artículo 151 de la Constitución Española, lo que suponía un nivel de autogobierno similar al de Cataluña, País Vasco y Galicia».

«Lo que iba a ser la festividad del Día de Andalucía y que en Málaga concentró a 200.000 personas», se convirtió en «un campo de batalla en el centro, en el entorno del puente de Tetuán y las inmediaciones del cuartel de la Policía Armada», que «utilizó munición real para dispersar a los manifestantes».

Entre los heridos «estaba el joven militante de CCOO de 18 años Manuel José García Caparrós», a quien «una bala de nueve milímetros le atravesó el cuerpo», según Adelante, que agrega que el joven falleció en el trayecto al Hospital Civil, donde era «trasladado en un vehículo particular» tras el suceso.

La iniciativa de Adelante apunta que «el padre del manifestante fue informado de que su hijo había sufrido ‘un accidente’ y tuvo dificultades para ver el cuerpo sin vida por la negativa de los responsables del centro hospitalario», así como que «las pertenencias y la ropa de Manuel José fue entregada, ensangrentada, a la familia, por lo que se rompió su custodia y quedó invalidada para demostrar los detalles del orificio de entrada de la bala y la distancia a la que se realizó el disparo».

Adelante denuncia que la investigación de este suceso «estuvo plagada de irregularidades», y «la familia de Manuel José ha denunciado la obstrucción y las enormes dificultades para acceder a todos los datos de la investigación y han peleado por la memoria y la reparación del joven como víctima de la transición».

Al respecto, remarcan que «aún hoy hay numerosos documentos clasificados y secretos que no se han hecho públicos y que dificultan que se conozca la verdad sobre lo ocurrido en Málaga el 4 de diciembre de 1977», y, entre ellos, «uno de los documentos fundamentales es el expediente del Ministerio de la Gobernación adjunto a la comisión de encuesta redactado diez días después del asesinato».

Compartir el artículo

stats