Un ordenador de a bordo más pequeño, más ligero y con gran capacidad de computación, que mejora el concepto de aviónica modular integrada para aviones de entre 6 y 19 pasajeros, ha sido desarrollado por un consorcio liderado por la compañía malagueña Aertec. Esta empresa de ingeniería especializada en tecnologías aplicadas a la aeronáutica ha liderado en los últimos cuatro años el proyecto europeo IMASAT (por las siglas en inglés de Aviónica Modular Integrada para Transporte Pequeño), donde ha contado como socio con la firma malagueña Clue Technologies.

Según informó ayer Aertec, esta investigación se ha centrado en el desarrollo de tecnologías más eficientes en el área de sistemas para aviones pequeños, un mercado que la iniciativa Clean Sky 2 quiere impulsar de cara al futuro. En concreto, se ha desarrollado un ordenador de menor tamaño para todo tipo de interfaces que requiere un avión de transporte pequeño, unos trabajos que se han centrado en el diseño, fabricación, verificación y validación del nuevo nodo informático.

Aertec, dirigida por Antonio Gómez-Guillamón y Vicente Padilla, se ha encargado tanto del diseño del hardware como del software embarcado, y ahora se encuentra en la última fase de los ensayos ambientales. El responsable de Sistemas Aeroespaciales y de Defensa de Aertec, Rafael Ortiz, explicó que con esta tecnología se pretende que la industria aeronáutica pueda adoptar sistemas fly-by-wire (pilotaje por cable). Entre sus objetivos está el aumento de la seguridad de las aeronaves y la reducción del peso de los sistemas de aviónica y de la carga de trabajo de los pilotos. Se trabaja con el fabricante italiano Piaggio Aerospace para implementar esta nueva tecnología en sus aeronaves.

Gracias al proyecto IMASAT, la industria europea tiene la oportunidad de desarrollar «el primer sistema de aviónica que se basa completamente en tecnologías europeas», lo que tendría «importantes ventajas estratégicas», según Aertec.