La profesora jubilada de Botánica de la UMA y académica de Ciencias Blanca Díez Garretas ha alertado del riesgo de desaparición del Limonium carminis, una planta única en el mundo que sólo se encuentra en 100 metros cuadrados de la playa del Balneario del Carmen.

En el artículo ‘El peligro de extinción de algunas especies’, publicado hace unos días en el blog de la Academia Malagueña de Ciencias, la experta y descubridora de esta planta indicó que aunque no desea ser fatalista, «es posible que los próximos temporales arrasen lo poco que queda de esta especie (...) sin haber cumplido un año desde su descubrimiento». 

En enero de este 2022, tanto Blanca Díez Garretas como el profesor jubilado de la Universidad de Munich Matthias Erben dieron a conocer esta nueva especie en la publicación científica ‘Flora Montibérica’ y a la que llamaron Limonium carminis o del Carmen, en referencia a su único emplazamiento conocido, los Baños del Carmen.  

Se da la circunstancia de que esta planta, catalogada provisionalmente en la publicación botánica como «en peligro crítico» de extinción, en un primer momento fue identificada como el Limonium malacitanum o siempreviva malagueña, una especie también en peligro crítico, descubierta por la propia Blanca Díez Garretas en 1981, aunque con una presencia más amplia, desde Torremolinos a la punta de la Mona, en Granada.

Por contra y como recuerda la académica, la población del Limonium carminis sólo se limita a los cien metros cuadrados vallados de la playa del antiguo camping de los Baños del Carmen.

La plantación de 'Limonium carminis', el pasado lunes. A.V.

Sin embargo, como destaca en el artículo, «desgraciadamente los temporales de otoño del año pasado arrasaron la estructura de las vallas y también numerosas plantas. La valla fue repuesta pero los temporales siguieron destruyendo esta zona, de tal forma que sólo han quedado unos pocos ejemplares de Limonium carminis».

Cuando en julio de este año La Opinión le acompañó a examinar las plantas calculó que sólo el 10 por ciento había sobrevivido a los temporales.

La demolición a finales de 2019 de unas casetas del Balneario que hacían de defensa frente a los temporales ha propiciado esta situación. La Asociación de Vecinos de Pedregalejo se ha mostrado muy crítica tanto con la Demarcación de Costas, por considerar que no se ha preocupado lo suficiente por esta planta, como con la Consejería de Desarrollo Sostenible, pues como recordó un portavoz vecinal, desde diciembre de 2019 tenía el permiso de Costas para haber tomado alguna medida defensiva para la planta que fuera más allá del vallado, que de nada sirve frente a las olas.

Como el mes pasado informó este periódico, el concesionario del Balneario del Carmen se ha ofrecido a levantar y costear una obra que proteja el Limonium carminis, aunque la zona donde está no se encuentre dentro de la concesión .

El pasado lunes, el portavoz del concesionario, José Luis Ramos, informó a La Opinión de que estaba pendiente de una reunión con la Junta de Andalucía para comenzar las obras.