Nueva prórroga para la llegada del metro al centro de Málaga. La Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía ha vuelto a prorrogar el contrato de construcción del tramo Guadalmedina-Atarazanas con la UTE Acciona-Sando y que se debe mantener mientras duren las pruebas de seguridad en las vías, como adelantó La Opinión de Málaga.

En esta ocasión, la ampliación del contrato es de 67 días, por lo que la Consejería de Fomento se da de momento hasta el 29 de enero de 2023 para inaugurar este nuevo tramo del suburbano, fecha en la que expira el contrato con la empresa Alstom, encargada de las pruebas de seguridad..

Según explican fuentes de la Consejería de Fomento, esta nueva ampliación se produce para que coincidan ambos contratos, el de arquitectura que ejecutan Acciona-Sando y el de los test de seguridad, que realiza Alstom. Esto es así porque son dos contratos "estrechamente vinculados" y que "se solapan" en la fase final de este tramo del suburbano.

De esta manera, señalan, se "proporciona mayor margen para introducir cualquier ajuste o cobertura del soporte técnico necesario, premisa que, en ningún caso, condiciona la fecha de puesta en servicio comercial de la extensión hasta Atarazanas, hito que ya se determinará y comunicará".  

Fomento sigue sin hacer nuevas estimaciones sobre la fecha de inauguración de el tramo Guadalmedina-Atarazanes que tal y como anunció el entonces portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, debía estar listo para la Feria de Málaga de este año. Una fecha que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, suavizó durante una visita a las obras del metro, aunque garantizó que si no se abría al público en agosto sería en septiembre. Unos plazos que finalmente no se han cumplido.

Inauguración de la estación Guadalmedina del metro de Málaga Álex Zea

Intensificando la frecuencia

Por otro lado, la delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, afirmó la semana pasada que se estaban "intensificando" los trabajos para inaugurar la nueva línea.

"Los técnicos están apretando todo lo que pueden y más no se puede hacer. Se ha producido un aumento de la frecuencia y de los ensayos, ahora falta que se pasen esas pruebas, que se superen todos los hitos que tienen los técnicos previstos y a partir de ahí vendrá la puesta en servicio", manifestó Navarro."Tenemos que dejar que la agencia que está verificando la seguridad de los trenes trabaje con el sosiego y la tranquilidad que un tema tan importante como es la seguridad de los usuarios merece".