La provincia de Málaga no registrará nuevos frentes nubosos que puedan acarrear precipitaciones durante los últimos siete días de este mes de noviembre. Así se confirmarán los pronósticos que a finales de este verano facilitaba la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), acerca de que se esperaba un otoño "seco y cálido", con muchas menos precipitaciones de las habituales y temperaturas muy por encima de la media.

La propia Aemet adelanta que para los próximos siete días se mantendrán los cielos prácticamente despejados en la provincia y que en el entorno de la capital se volverán a registrar máximas de hasta 24 grados, con ligeros descensos tanto en la jornada de este sábado como el próximo martes. Las mínimas rondarán los 16 grados, aunque a partir del domingo bajarán hasta los 12, 11 o 10 grados de las últimas jornadas del mes.

Mermas en el olivar

Con los embalses en situación de emergencia una semana más, el campo malagueño sigue a la espera de lluvias que puedan engordar la aceituna o aliviar la escasez que sufren los árboles subtropicales u otras variedades de producción intensiva. El déficit acumulado hace que la preocupación en el sector crezca de manera considerable con el paso de los meses.

En estas últimas semanas del año, las almazaras empiezan a trabajar a un mayor rendimiento, con el condicionante de que los olivares prevén en algunas zonas de la provincia memas de más del 50% respecto a anteriores campañas. No obstante, pese a que la aceituna es de menor tamaño, se espera que tenga un rendimiento óptimo para compensar en parte de déficit de aceite que se espera para este año.