Va mucho más allá de pagar menos en la factura -teniendo claro que lo que paga de menos el que defrauda, lo pagarán de más sus vecinos y el conjunto de los ciudadanos-. Los posibles contras de “pinchar” la luz pasan por riesgos muy serios, que van desde accidentes graves como la electrocución hasta la posibilidad de provocar un incendio en el edificio, entre otros.

El más conocido de los últimos casos que han acabado con consecuencias dramáticas, es el del incendio de Badalona, en 2019, en el que murieron tres personas por un fuego que tuvo como origen un enganche ilegal. Este es el caso extremo, aunque son muchas otras las complicaciones que pueden darse.

Los posibles contras de “pinchar” la luz pasan por riesgos muy serios L.O

Los 5 problemas derivados de “pinchar” la luz

Cuando un vecino decide manipular la instalación eléctrica, están pasando cosas muy graves. Si arrancamos por la legalidad, el fraude eléctrico es un acto delictivo. Pero si miramos más allá de estas consecuencias, nos chocamos con otros problemas más importantes que no solo salpican al defraudador.  

1.  El riesgo de muerte

Este es el más serio sin duda alguna: la posibilidad de que alguien pierda la vida. Es un caso extremo, pero manipular la instalación eléctrica puede provocar una descarga e incluso la muerte por electrocución a los que conviven con ella. Sus vecinos también se exponen a posibles explosiones, incendios y accidentes, ya que la conexión ilegal deja totalmente desprotegida a la instalación eléctrica.

Manipular la instalación eléctrica puede provocar una descarga e incluso la muerte por electrocución L.O

2.  Incendio en el edificio

Cuando una vivienda decide “pinchar la luz”, pasa a no tener protecciones que avisen de un calentamiento o sobrecarga. Es decir, se encuentra desprotegida ante la posibilidad de que haya un cortocircuito o un incendio. No hace falta especificar por qué esto es algo que no solo afecta al que defrauda a la compañía eléctrica sino también al resto de vecinos.

Las viviendas con la "luz pinchada" pasan a no tener protección ante un calentamiento o sobrecarga L.O

3.  Cortes de luz

Las instalaciones eléctricas se  sobrecargan y se ven dañadas por tener que ofrecer más potencia de la prevista o para la que están diseñadas, lo que provoca cortes de luz. De hecho, dependiendo de dónde se realice la conexión ilegal, es posible que no solo produzca un corte de suministro eléctrico al inmueble del defraudador, sino que puede dejar a oscuras a toda la calle.

Riesgos en la manipulación de las instalaciones eléctricas L.O

4.  Las consecuencias económicas que afectan al conjunto de la sociedad

Creer que pinchar la luz solo afecta económicamente a la empresa que la suministra es un error. Quienes defraudan están subiendo el coste de la factura del resto de ciudadanos, ya que el coste de la energía defraudada se repercute en el sistema. 

5.  Retrasos en las reparaciones

Cuando surge un problema y los técnicos deben atajarlo para restaurar la normalidad del servicio, aparecen complicaciones. Si hay alguien que está cometiendo un fraude, los trabajadores tienen mucho más complicado detectar la zona en la que se está produciendo el fallo.

Puntos de protección de la red eléctrica de baja tensión L.O

                                                               

Los cultivos de marihuana en el fraude eléctrico

 “Un incendio destapa una plantación de marihuana en…”. Este es uno de los titulares que asoma en la prensa habitualmente. La historia, en estos casos, se repite siempre: los bomberos reciben un aviso, acuden al lugar y se encuentran una vivienda en llamas. El causante: un cultivo de cannabis alimentado por un enganche ilegal a la red eléctrica

Las plantaciones de interior aumentan año tras año y cada una de ellas necesita una enorme dosis de electricidad durante las 24 horas para que funcionen los sistemas de iluminación y ventilación que ayudan a hacer crecer el cultivo. Esto supone unas cantidades ingentes de energía.

Los cultivos de marihuana en el fraude eléctrico L.O

La magnitud de la problemática se entiende mucho mejor con un dato y una comparativa. Solo en el año 2021, Endesa detectó 1.636 conexiones eléctricas fraudulentas para producir marihuana. Esto es el cuádruple en comparación con 2016 y el doble comparado con 2018. La estimación del consumo de electricidad de las plantaciones de marihuana asciende a 1,5 TWh, equivalente al consumo que sería necesario para abastecer a Palma de Mallorca durante un año.

Detección de casos de luz “pinchada”

En la búsqueda del defraudador, las actuaciones de Endesa, que cada vez mejora más sus herramientas  para la detección de defraudadores, se suman a las de los ciudadanos, que ayudan a destapar casos a través de sus denuncias.

Solo el año pasado, según datos de Endesa, las notificaciones ciudadanas en las que se aportaba la información derivaron en 81.000 denuncias.

Ya sea a través de una conexión directa a la red o mediante una manipulación del contador, ante cualquier ligera sospecha, es importante comunicarlo. Para ello, debes ponerte en contacto con la empresa distribuidora que corresponda según tu zona geográfica. En caso de pertenecer a Endesa, ponemos a disposición de nuestros clientes tres opciones de aviso: por correo electrónico anomalias@enel.com, llamando al 800760220 o rellenando un formulario web, solo hay que introducir en el buscador "Fraude eléctrico denunciar e-distribución".