Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Consumo

El encarecimiento de la cesta de la compra reduce la «fiebre consumista»

La bajada de los precios de la electricidad no impide que muchas familias mantengan las estrategias marcadas durante la pasada primavera, al objeto de evitar la acumulación de grandes compras en plena escalada del coste de los artículos

La inflación ha propiciado que los consumidores multipliquen sus visitas a supermercados, porque cada vez cuesta más llenar la cesta de la compra o el carrito. | L. O.

Una Navidad inédita, también en los supermercados y establecimientos comerciales. Las principales patronales del pequeño comercio en Málaga aluden a que estas fiestas están repletas de incertidumbres. Aunque el balance del Black Friday pueda ser positivo para ciertas cadenas y pequeñas superficies, las dudas parten, sobre todo, de unos nuevos hábitos de los consumidores. El efecto de la inflación en las hipotecas o los gastos energéticos disparados han rebajado la «fiebre consumista» y se han multiplicado las visitas al comercio, «pues cada vez cuesta más llenar la cesta».

No obstante, en octubre volvió a bajar la inflación interanual para alivio de los bolsillos de consumidores o de los propios comerciantes. Es un dato importante que, en el acumulado desde principios de año, no ha alterado algunas de las prácticas de contención del gasto con las que las familias pretenden compensar las pérdidas arrastradas por el espectacular aumento de los precios.

Uno de los hábitos que ha podido recuperarse después de décadas en las que se pudo llegar a mirar para otro lado parte de la opción de recurrir al reciclado de materiales y bienes. Con la llamada obsolescencia programada, que afecta a infinidad de productos tecnológicos, el consumidor se había olvidado de la posibilidad de recurrir a las tiendas donde poder reparar infinidad de productos.

También se han recuperado durante este año numerosas tiendas de restauración de muebles, al calor de familias que buscan en ellas alternativas económicas a la hora de reacondicionar sus hogares. Hasta vuelven tiendas de ropa de segunda mano, que en la anterior crisis ya tomaron protagonismo.

Un factor añadido para que regrese con fuerza este segmento del comercio que dota de nueva vida a productos textiles o muebles parte de una mayor concienciación medioambiental, que en plena crisis energética y con un periodo de sequía como el actual cobra más fuerza que nunca.

Las organizaciones de consumidores inciden en que el ciudadano debe apostar por un mayor conocimiento de los productos, tanto de la calidad de los mismos como de las posibilidades de reparación y de restauración de los productos. En España, por ejemplo, la ONG Amigos de la Tierra empezó a divulgar «el término alargascencia», hasta configurar una plataforma «en la que puedes encontrar locales de reparación, alquiler e incluso intercambio de dispositivos en todo el país».

En una coyuntura en la que el consumidor ha cambiado, el comerciante también ha modificado a raíz de la pandemia sus propias estrategias. Hay acciones que tuvieron su auge de una forma generalizada y que en este momento ya no tienen el mismo tirón.

Cambios en los hábitos de consumo de las familias por la subida de los precios

Cambios en los hábitos de consumo de las familias por la subida de los precios Vídeo: AGENCIA ATLAS Foto: Agencias

La gerente de la Asociación Centro Histórico de Málaga-CCA, Fuensanta Villalobos, no se atreve a dar cifras sobre cómo se desarrollará esta campaña navideña. Por lo pronto, desde su colectivo se han dejado de desarrollar las iniciativas conjuntas que hace años se diseñaban para reforzar el empuje del Black Friday. «Ahora nos limitamos a dar a conocer las campañas que de manera individual realiza cada asociado para su establecimiento», argumenta.

Así no habrá este año un avance en cuanto a que pueda dar de sí la campaña que cierra el año en términos comerciales y que tantas veces ha supuesto un verdadero balón de oxígeno para cuadrar los balances. De hecho, la inflación anual estimada del IPC se situó en octubre pasado en el 7,3%, de acuerdo con el indicador adelantado elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Fue un dato favorable porque la variación rozaba en septiembre el 9%. Dicha evolución partió de la bajada de los precios de la electricidad y, en menor medida, del descenso del coste del gas, frente a la subida del año anterior. Pero también ha afectado el aumento de los precios por la entrada de la nueva temporada del vestido y calzado, que en el presente ejercicio ha sido «más moderado que en 2021».

Los precios en Málaga, por encimade la media nacional

La subida de precios en España se amortiguó en octubre, como ya ocurriese también en septiembre, como consecuencia de la bajada de los recibos energéticos. Pero aún así Málaga se mantiene por encima de la media nacional. Así, para el mes de octubre, el Instituto Nacional de Estadística (INE) arrojó una tasa interanual del 7,3% para el conjunto del país, mientras que en la provincia dicha tasa se encuentra aún en el 8%, según señala el INE.

Compartir el artículo

stats