Verdes Equo Málaga ha anunciado este lunes la presentación de sendos recursos extraordinarios de revisión ante la Gerencia Municipal de Urbanismo y la Junta de Andalucía, para tratar de impedir el proyecto urbanístico en Rojas-Santa Tecla, en Churriana, que contempla 2.487 viviendas y un campo de golf de 18 hoyos, aprobado el pasado 21 de octubre por la Junta de Gobierno Local.

Los ecologistas, informó delante de la sede de Urbanismo Ángel Rodríguez, coportavoz de Verdes Equo Málaga, acompañarán los recursos, entre otros documentos, de un informe científico, elaborado por un equipo científico compuesto por Manuel López Gil, de la Universidad de Cádiz y Jesús Bellido y Álvaro Cortés, de la Universidad de Málaga, que resaltan la presencia de dos Hábitats de Interés Comunitario en la zona, como adelantó La Opinión la semana pasada.

Por otra parte Rosa Galindo, coportavoz de Verdes Equo Málaga y candidata en las próximas municipales dentro de la coalición Por Andalucía, anunció que a través del grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo, «pediremos que se posicione con respecto a la directiva europea de Hábitats de Interés Comunitario».

Esta directiva, de 1992, fue incorporada a la legislación española a través de la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

Rosa Galindo explicó que se trata de las mismas iniciativas con las que los Verdes lograron paralizar un macroproyecto urbanístico en Barbate, en concreto en la zona de El Següesal, por la presencia de Hábitats de Interés Comunitario.

Como explicó Ángel Rodríguez, la toma de posición del Comisario de Medio Ambiente de la UE, «que dijo que los hábitats no se tocan», motivó un informe desfavorable de la Junta a este proyecto urbanístico en Cádiz.

Para Rosa Galindo, «la falta de recursos hídricos ya sería suficiente motivo para que ese proyecto no se llevara a cabo, con un campo de golf que me atrevería a decir, es el más grande de la provincia de Málaga o uno de los más grandes».

En su opinión, el proyecto de Rojas-Santa Tecla «pondrá en riesgo el abastecimiento de agua a los vecinos y vecinas de Churriana, así como los riegos de los agricultores de Churriana y la Vega del Guadalhorce». Por este motivo, calificó el proyecto de «salvajada urbanística».

Como alternativa, explicó que Verdes Equo Málaga se suma a la iniciativa ciudadana de declarar Parque Natural la Sierra de Mijas-Almijata, de la que forma parte la Sierra de Churriana, y la formación ecologista propone además que unos terrenos por encima de los dos Hábitats de Interés Comunitario se destinen «a parque periurbano para el ocio y disfrute de los vecinos de Churriana y también como pulmón».

Por último, respondió a la Junta, que el pasado 23 de noviembre señaló en este diario que los dos hábitats naturales estaban «sobrerrepresentados en Andalucía» y por tanto sería compatible el proyecto urbanístico, que «los que están sobrerrepresentados en Málaga son los campos de golf».

El informe científico

El documento de los expertos de la UMA y la Universidad de Cádiz que Verdes Equo presentará junto a los recursos y otra documentación sostiene que la zona propuesta para la actuación urbanística «es uno de los espacios naturales de mayor importancia del municipio de Málaga» así como «clave para la biodiversidad en el entorno de la Sierra de Mijas y de la población de Churriana, Rojas y Santa Tecla» e indica también que funciona «como un corredor ecológico entre los ecosistemas localizados en las zonas circundantes (Cizaña, Arraijanal e incluso Desembocadura del Guadalhorce)»

Por otra parte resalta que tiene «una gran potencialidad como recurso para aprovechamientos sostenibles, ecoturismo y educación ambiental» e informa de que en este espacio se encuentra el camaleón común, una especie catalogada como «especie de interés comunitario que requiere una protección estricta».

El informe concluye que el plan urbanístico es totalmente incompatible con la «supervivencia» de los hábitats, además de que contraviene «frontalmente» la mencionada Ley 42/2007 y también la Ley 8/2003 de Flora y Fauna Silvestres en Andalucía.

El pasado 22 de noviembre, el concejal de Urbanismo, Raúl López, contestó a este diario que el plan urbanístico ha contado con el visto bueno de la Junta, incluido el informe medioambiental, pidió «cautela» e indicó que cualquier reclamación debe presentarse «en tiempo y forma» para poder estudiarla.