La Policía Local de Fuengirola requisó hace unos días casi ocho kilos de hachís en un control de tráfico que estaban en una furgoneta que trató de eludir la posición de los agentes. Ocurrió sobre las 19:00 horas del pasado jueves 24 durante la campaña de control de furgonetas promovida por la DGT en colaboración con las policías locales de cada municipio. Uno de los ocupantes de un vehículo, de matrícula alemana, se bajó del mismo y trató de escapar, siendo interceptado por uno de los policías. Seguidamente, el conductor trató de huir el control, aunque tampoco lo consiguió. Tras inspeccionar la furgoneta, los policías descubrieron numerosos paquetes de hachís en la parte trasera. Ambos ocupantes, de nacionalidades serbia y ucraniana, reconocieron que las sustancias eran suyas y fueron detenidos. Una vez pesada, los paquetes sumaron 7,95 kilos de sustancia estupefaciente repartidos en 79 tabletas de 100 gramos cada una.