El Puerto de Málaga vive, en la actualidad, una importante transformación que podrá consolidarlo como un espacio de oportunidad referente en el sur de Europa en los ámbitos del turismo y la logística.

La situación estratégica del recinto portuario, en el marco del Estrecho de Gibraltar, lo convierte en una interesante alternativa para el tráfico de mercancías en los ejes norte-sur y Mediterráneo-Atlántico.

Con el objetivo de continuar garantizando un servicio de calidad y, al mismo tiempo, impulsar las conexiones por vía marítima, la Autoridad Portuaria invertirá 32,5 millones para la construcción de un nuevo muelle dedicado a la actividad logística, a los que hay que sumar 6 millones de euros para la consecución de otras obras complementarias, tales como el traslado de la lonja y los atraques pesqueros y el traslado de las embarcaciones oficiales.

Estos proyectos cuentan con financiación del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca y de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural.

Otra inversión muy relacionada con esta gran propuesta es la creación de un nuevo acceso mediante puente carretero sobre el río Guadalmedina desde San Andrés, sumándose al puente ferroviario ya existente, que supondrá 3,5 millones de euros y permitirá hacer más fluido el transporte en el recinto portuario. 

Esta obra de gran envergadura, el denominado muelle 8, será la más destacada de las últimas décadas, y podrá suponer un revulsivo para la dinamización de la economía de la región y la internacionalización del hinterland portuario.

Otro de los puntos importantes para incrementar la actividad logística y también el movimiento de pasajeros es el impulso de la conexión con el norte de África, teniendo en cuenta que Málaga se encuentra a tan solo 73 millas de Tánger. Por tanto, la inversión en la mejora de las infraestructuras para minimizar los tiempos de tránsito y fomentar la intermodalidad, así como el desarrollo de unas terminales marítimas modernas, ubicadas en el centro de una capital atractiva, pueden ofrecer un alto nivel de confort a los usuarios de estas líneas.

Este esfuerzo inversor confluye con una propuesta comprometida con la sostenibilidad y la innovación.

En este sentido, la Autoridad Portuaria de Málaga prevé una inversión de 10 millones de euros para continuar desarrollando la iniciativa Puerto Verde, aprobada en 2019.

Esta propuesta establece la reducción de la huella de carbono, la mejora de la calidad del aire y del agua entre sus principales objetivos a corto plazo.

Tras la ejecución de las dos primeras fases, correspondientes al ajardinamiento de las zonas de transición entre la actividad portuaria y los espacios de uso ciudadano y a la instalación de marquesinas fotovoltaicas para aumentar la eficiencia energética del organismo público, ya se ha planteado el desarrollo de una tercera fase.

De este modo, en 2023 se prevé mejorar el suministro de combustibles alternativos y la electrificación de los atraques para ferris.

Además, la Autoridad Portuaria continúa participando en proyectos de innovación, con el objetivo de explorar nuevas formas de gestión portuaria. En 2021 se puso en marcha las instalaciones de Málaga Port Control desde las cuales se presta el servicio de coordinación y control del tráfico marítimo para facilitar la navegación de los buques en aguas del puerto en términos de seguridad y eficacia, así como para preservar el medio ambiente marino.

En 2022, el Puerto de Málaga colabora con Telefónica I+D en el proyecto ‘Pilotos 5G Andalucía’ para mejorar la seguridad utilizando vuelos de dron que transmiten vídeo en una red privada 5G, contando con imágenes en tiempo real tanto de espacios como de operaciones que se consideren sensibles, tales como el transporte de mercancías peligrosas o el seguimiento de vehículos sospechosos, entre otros.

Además de la inversión pública, es fundamental la colaboración privada para llevar a cabo proyectos que favorezcan a las empresas con interés en la actividad portuaria y que encajen con el modelo que propone el Puerto de Malaga, apoyado siempre por una Comunidad Portuaria comprometida con los valores que promueve el recinto portuario para ofrecer un servicio de calidad, seguro y sostenible. En definitiva, para ser para competitiva.