La consejera de Agricultura y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, reiteró ayer la necesidad de que el Gobierno central planifique nuevas instalaciones para la desalación de las aguas en el litoral malagueño. En concreto, incidió en la falta de recursos hídricos que existe en la comarca de la Axarquía, así como en Marbella y su entorno.

La responsable autonómica señaló que es necesario duplicar la capacidad de la desaladora de Carboneras, en la provincia de Almería, y crear nuevas infraestructuras en las dos zonas del litoral malagueño ya señalado, así como en los términos almerienses de Dalías y del Almanzora.

Acerca del esfuerzo inversor de su administración autonómica, Crespo incidió en que desde 2019 se ha impulsado la redacción de 361 proyectos de «agrupación de vertidos y depuradoras». Y ha alegado que son unos 900 millones de euros de obra hidráulica licitada en tres años.

«El Gobierno andaluz ha inaugurado 35 obras de depuración en poco más de tres años gracias a una inversión constante», que según ha alegado supera los 400 millones de euros «en ejecución». Además, comentó que estas actuaciones han merecido el «reconocimiento social de todos los municipios que estaban esperando como agua de mayo esta aportación ecológica importantísima», alegó Crespo en comisión parlamentaria. Y también se refirió a las políticas de depuración de aguas para «paliar la situación de sequía». Con el ejemplo claro de la comarca de la Axarquía, recordó que se debe «avanzar en el buen uso del agua y en la economía circular».