La Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) estima una ocupación media del 55% durante el puente de diciembre. Así, señalaron ayer que, dadas las fechas, se estima que los turistas se dividirán a su vez en dos puentes, uno que comprende del 2 al 6 de diciembre, y un segundo tramo que abarca del 7 al 11 de diciembre. Para la primera parte del mismo se estima una ocupación del 56,74%, mientras que para la segunda parte (del 7 al 11 de diciembre) la estimación es del 52,25%.

La asociación recordó que «aún hay plazas disponibles en la provincia, ya que la demanda de última hora está muy influenciada por la climatología prevista».

«El comportamiento de la demanda en los puentes casi siempre depende de la última hora. Suelen ser viajes menos premeditados y en un destino como el nuestro, el tiempo, y en el caso del ‘macro-puente’ de este año 2022, que comprende nueve días siendo un tramo considerablemente extenso, se convierten en factores fundamentales en la decisión de viajar». De momento, precisaron que «parece que la demanda está estancada, pero aún hay que esperar a potenciales reservas de última hora», según el Comité Ejecutivo de Aehcos.

A la espera del comportamiento de los potenciales turistas estos días, los hoteleros estiman que diciembre cerrará con un 48,73% de ocupación, manteniéndose la presencia internacional del 65%. Si las preferencias no cambian, Málaga y Mijas serán de nuevo los destinos más deseados a final de año.

Por otro lado, indicaron que noviembre cierra un punto por debajo de las previsiones que realizó a mediados de mes la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos). Con un 64,80% de ocupación, la demanda permanece estancada de momento. De este porcentaje, destaca la recuperación del turismo internacional, que ha supuesto un 65% del total. Como se anunció, los destinos más visitados este mes han sido Málaga y Mijas. «Noviembre ha cerrado con datos muy similares a los que alcanzó en 2019 (63,68%), pero nos sigue preocupando mucho la rentabilidad de los establecimientos, mermada por la subida de los tipos de interés, la inflación y las fluctuaciones en los precios de los suministros energéticos como la electricidad».