Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Crónicas de la ciudad

De los primeros coches y teléfonos en Málaga

Fernando Alonso presenta un curiosísimo libro que incorpora tres guías históricas de 1929 y 1930 con datos claves sobre la movilidad y las comunicaciones en Málaga

Los historiadores Víctor Heredia (izq.) y Elías de Mateo, con Fernando Alonso en la presentación de su libro en Proteo. Francisco Muñoz Antivón

El pistoletazo de salida se produjo con Julián Sesmero en los años 80, cuando consiguió popularizar los libros sobre Málaga y con ellos, empezó a crecer el aprecio de los malagueños por su ciudad.

En nuestros días, afortunadamente, los libros de temática malagueña son legión y muchos de ellos de gran calidad; a este segmento pertenecen los que salen de las manos del profesor Fernando Alonso González, nieto del alcalde Pedro Luis Alonso, que en Ediciones del Genal ha publicado dos impagables y completísimas obras sobre la Málaga comercial, además de sus investigaciones con el historiador Víctor Heredia, publicadas en el periódico ‘Sur’ y agrupadas en el libro ‘Málaga a la sombra de la Historia’.

Precisamente a Víctor Heredia, así como al historiador Elías de Mateo y a este periodista dedica Fernando su último y curiosísimo libro, presentado el miércoles en Proteo: ‘Coches, teléfonos y casas de nuestros abuelos. Cuando Málaga era como un pueblo’.

La obra evidencia el valor que con el tiempo toman las pequeñas cosas, al convertirse en inesperadas fuentes para explorar el pasado. Por eso, la propuesta de este libro consiste en reproducir dos guías muy difíciles de conseguir y una tercera que aunque en internet, ya se puede hojear físicamente.

Portada de la obra.

Se trata en primer lugar del ‘Anuario del Real Automóvil de Málaga de 1928/1929’, la oportunidad de conocer qué coches corrían por esa ciudad ya diseñada para el tráfico y quiénes eran sus ocupantes.

La segunda guía, rarísima y con la cuerda original con la que se colgaba de la pared, junto a los teléfonos fijos, es la ‘Lista de abonados al teléfono de 1930’, menos de dos años después de que a Málaga arribara el teléfono automático, con lo que los usuarios se enfrentaban a la novedad de tener que memorizar los números y marcar ‘solos’, sin necesidad de que una telefonista hiciera la operación.

El tercer libro, obra de la genialidad del aragonés Valero Enfedaque, todo un personaje, es el ‘Anuario General de Málaga.Guía oficial comercial, industrial, profesional y del vecindario’ en la que el usuario puede averiguar, calle por calle, quién vivía en cada bloque y piso con nombres y apellidos, en unos tiempos sin mucha protección de datos.

El libro se acompaña de 70 páginas sin desperdicio con historias sobre la implantación del automóvil y el teléfono en Málaga y una pequeña historia sobre cómo eran por dentro las casas de nuestra ciudad, obra del profesor. Todo esto en este acertadísimo libro de Fernando Alonso. Muchas felicidades.

Compartir el artículo

stats