La portavoz de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, valoró este sábado la reciente aprobación en el Parlamento andaluz de reclamar al Gobierno central «la desclasificación de toda la documentación referente a los sucesos del 4 de diciembre de 1977 en Málaga y del asesinato de Manuel José García Caparrós». Sin embargo, dijo que «no nos tenemos que alegrar por lo aprobado» porque «nada de eso vale si en este país no conseguimos, de una vez por todas, abrir los candados del fascismo y la Transición», para reconocer a todas las víctimas que se han producido y «hacer justicia».

Así lo señaló Rodríguez en Málaga ayer, en un día en el que acompañó a la familia de García Caparrós en el inicio de la vigilia en homenaje por el 45 aniversario de su muerte y tras lo que participó en un acto conmemorativo del 4-D de Adelante Andalucía.

En su intervención, recordó que la muerte de García Caparrós fue «un asesinato de Estado, donde nadie ha asumido ningún tipo de responsabilidad ni se ha hecho justicia», alertando de que «en ninguna cabeza cabría que una democracia y un estado demócrata decidiera no investigarlo; y con más delito cuando el propio asesino es el Estado».

En este sentido, recordó la proposición no de ley presentada por su grupo Adelante Andalucía y aprobada el pasado día 24 en el Parlamento andaluz, por la que se reclama al Gobierno la «desclasificación» de los documentos para hacer pública la investigación que en su momento se hizo, y también declarar al joven malagueño «víctima del terrorismo». «Todo esto que hemos aprobado, que se está vendiendo como una cosa grandiosa, no vale nada» si luego se frena en el Congreso de los Diputados, lamentó, apuntando a que «no es la primera vez que se pide esto, y PP y PSOE en el Congreso decidieron que no; y solo se enseñaron las actas con los nombres tapados».

Rodríguez también recriminó que «no se ha abierto la posibilidad de poner en marcha un juicio para determinar responsabilidades», aún sabiendo que el autor material del disparo que acabó con la vida de García Caparrós «murió con todos los honores, pero seguro que alguno de los que dio la orden está vivo».