Los vecinos del tramo de la avenida Juan Sebastián Elcano cercano a la iglesia de las Angustias se despertaron esta mañana sobresaltados por una fuerte explosión. Eran las 2.00 horas de la madrugada y a la altura del número 184 de la avenida había numerosos restos esparcidos por la calle. Las llamadas al Servicio de Emergencias 112 se sucedieron, derivando a la Policía Nacional esta emergencia. Cuando a los pocos minutos se presentaron en la zona, los agentes comprobaron que habían volado un cajero de la sucursal de Cajamar.

La explosión fue tal que se reventó el cajero y parte de la fachada de la sucursal, por lo que hace sospechar que los ladrones no midieron bien la cantidad de explosivo necesaria y ocasionaron más daños de los previstos. De hecho, se encontraron muchos billetes esparcidos por el suelo, ya que habían volado completamente la caja con el dinero, que había salido disparado, por lo que, por ahora, no está claro si llegaron a llevarse el botín que esperaban.

10

Revientan un cajero con explosivos en El Palo Gregorio Marrero

Fuentes policiales confirmaron que efectivos de la unidad TEDAX se desplazaron a la zona para analizar los restos e iniciar la investigación.

El uso de sustancias explosivas para volar estas máquinas y acceder al dinero es un modus operandi que se ha venido repitiendo en la Costa del Sol desde hace más de una década. Normalmente, los grupos han utilizado una mezcla de gas acetileno y oxígeno, aunque en alguna ocasión han usado explosivos sólidos.

Imagen del cajero reventado por un explosivo en El Palo. La Opinión

Otros robos similares

Este verano ya se produjeron dos robos a cajeros con la misma técnica, aunque en ese caso más sutiles en las explosiones y exitosos. Fueron a principios de agosto, cuando en el lapso de quince minutos se asaltaron dos cajeros en La Malagueta y Teatinos, en oficinas de Bankinter. El ataque se hizo sobre las seis de la mañana en La Malagueta, para repetirlo liego en Teatinos poco después, usando combinaciones de oxígeno y acetileno como con explosivos sólidos. Esta banda fue detenida en Valencia en octubre, después de atacar otros tres cajeros en esa ciudad y Barcelona, usando la misma técnica.