Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Energías renovables

Málaga suma más de 6.000 instalaciones de placas fotovoltaicas para el autoconsumo

La provincia alcanza ya una potencia de más de 82,33 megavatios a través de estos sistemas conectados a la red y permiten a los consumidores producir su propia electricidad - Es la segunda provincia andaluza con más equipamientos, después de Sevilla

Placas fotovoltaicas instaladas en la azotea de un edificio. L. O.

Málaga cuenta con 6.283 instalaciones de placas fotovoltaicas dedicadas al autoconsumo conectadas a la red, según los últimos datos publicados por la Agencia Andaluza de la Energía, hasta junio de este año.

Estos sistemas permiten a los propietarios -ya sea dentro del sector residencial, comercial o industrial-, producir su propia energía y, por tanto, reducir su factura eléctrica.

En la provincia, la potencia instalada dedicada al autoconsumo alcanza los 82,33 megavatios.

A nivel andaluz, Málaga es la segunda provincia con el mayor número de placas destinadas al autoconsumo, por detrás de Sevilla, que cuenta con 13.352 instalaciones y una potencia de 177,67 megavatios.

Le sigue Jaén, con 5.587 instalaciones (73,9 megavatios), Cádiz, con 5.518 (72,67 megavatios), Córdoba, con 5.436 (71,48 megavatios), Granada, con 5.201 (71,48 megavatios), Almería, con 2.293 (31,28 megavatios) y Huelva, con 1.931 (26,04 megavatios).

Por tanto, en el conjunto andaluz hay 45.601 instalaciones, con una potencia instalada de 607 megavatios.

La ciudad, cerca de las 70 plantas fotovoltaicas

La ciudad de Málaga conseguirá reducir en 1.800 toneladas sus emisiones de dióxido de carbono al año gracias a su red de instalaciones fotovoltaicas en edificios municipales, que alcanzará las 70 plantas el año que viene. Después de la primera instalación en el Hospital Noble en 2003, el Ayuntamiento de Málaga ha ido aumentando estos dispositivos en edificios públicos para su autoconsumo energético. Ahora la capital dispone de 50 instalaciones en funcionamiento con una producción anual de 1.228 MWh, lo que implica una reducción anual de 640 toneladas de CO2. A esta red se sumarán otras 20 plantas que generarán 1.888 MWh, con una reducción de dióxido de carbono de 1.153 toneladas.

Consumo doméstico

La subida del precio de la luz en los dos últimos años ha propiciado un aumento del interés en la instalación de placas solares en los hogares para autoabastecerse de energía eléctrica.

De hecho, ya a principios de año la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) hablaba de un «crecimiento espectacular» a nivel nacional, que supuso el 32% de la potencia fotovoltaica instalada en 2021.

«Ven la crisis energética, ven que los precios están subiendo mucho y tienen un poco de miedo con qué va a pasar con los precios, porque los veranos cada vez son más calientes, cada vez necesitan más aire acondicionado y quieren tener un poco más de autonomía», explica Christopher Cederskog, CEO de Sunhero, una empresa de origen alemán que lleva 20 meses operando en España. «España es un país un líder en energía renovable pero en el ámbito internacional, el mercado va por detrás de lo que debería porque en otros países en Europa los mercados han crecido más, sobre todo Europa del Norte y España como tiene mucho sol, mucha energía renovable y nos falta en el sector residencial».

Cederskog explica que mientras en Holanda la penetración de las placas solares en los hogares alcanza el 25% o entre el 12% y el 15% en Alemania, en España se mueve en torno al 1% y el 2%, aunque prevé un importante crecimiento en los próximos años.

«El año pasado vimos un cambio, como el mercado está creciendo. El problema es que no hay muchos consumidores que ya tengan placas en sus techos, tienen muchas preguntas y no saben a quién preguntar porque sus vecinos no tienen placas, no conocen a otra gente que las tenga. Si quieres comprar un coche por primera vez, puedes llamar a tus padres, a tus hermanos, a tus vecinos... a cualquier persona, pero en el caso de las placas te falta esa confianza en el proceso».

En cuanto a la inversión, la instalación de las placas solares en un domicilio ronda, de media, los 8.000 euros, aunque puede llegar a superar los 20.000 euros en el caso de instalaciones que incluyan puntos de recarga de vehículos eléctricos.

Una vez están conectadas las placas, el consumo energético de la red cae entre un 60% y un 70% debido a la autoproducción de energía fotovoltaica. Aunque es posible alcanzar la autonomía energética al 100%, el CEO de Sunhero explica que supone una inversión muy elevada y que, además requiere un cambio de hábitos.

«Si realmente quieres estar desconectado del todo, necesitas cambiar los hábitos. Por ejemplo, mañanas en las que no puedes usar la máquina de café o hacer varias cosas al mismo tiempo porque el uso es demasiado alto... los consumidores no quieren cambiar su tipo de uso», añade.

Según los datos que aporta Sunhero, cada planta solar produce de media

Los clientes de Sunhero en Málaga han producido una media de 21,6 kilovatios al día, de los cuales 12,5 se han autoconsumido y 9,1 se han inyectado a la red, lo que ha supuesto un ahorro de 91 euros al mes.

Residentes extranjeros

A nivel nacional, Sunhero identifica Andalucía, junto a Madrid y Cataluña como las tres comunidades autónomas donde más está aumentando el interés por el autoconsumo fotovoltaico residencial.

Dentro del conjunto andaluz, despuntan las consultas en la provincia de Málaga. En la Costa del Sol, aunque el grosor de clientes son malagueños, informa la compañía, hay un importante segmento de población extranjera residente que está instalando placas solares, ya sea segundas residencias o los hogares donde están disfrutando de la jubilación.

«Hay muchos extranjeros que están en España para su jubilación. Algunos que viven en pisos pero tienen una casa en el campo y también tienen piscina, aire acondicionado y usan mucha energía eléctrica», zanja Christopher Cederskog.

Compartir el artículo

stats