La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Málaga ha hecho entrega de sus premios anuales con motivo del Día Internacional del Voluntariado, que se conmemora cada 5 de diciembre. Estos galardones tienen como objetivo reconocer el esfuerzo y compromiso de los 1.509 voluntarios de la provincia.

En esta edición, los premios contaron con seis categorías. El jurado estuvo constituido por el presidente provincial de la asociación, Joaquín Morales; el vicepresidente, Javier Domínguez Banderas; el tesorero, Manuel Quesada, y el secretario, Francisco Valcerde. Las distintas sedes locales propusieron a sus voluntarios para cada una de las candidaturas, tras lo que el jurado designó a tres finalistas de cada una de las categorías y, finalmente, un ganador.

De este forma, el Premio Idea pretende destacar las ideas innovadoras que los voluntarios han puesto en práctica con éxito a favor de la asociación, y recayó sobre Bernardo Cortés Garrido, de la sede local de Nerja. Tras superar un cáncer, recorrió en bicicleta la distancia entre Nerja y Santiago de Compostela para darle visibilidad a la asociación y recaudar fondos.

El Premio Invención fue para Adolfo Giménez, de la sede local de Benalmádena, porque durante siete años ha llevado los cursos de prevención de la asociación a colegios e institutos y ha llegado con su mensaje a más de 10.300 jóvenes.

El Premio Constancia reconoció a Antonia Salcedo, de la sede de Alhaurín de la Torre, por su constancia y fidelidad a la asociación y a sus valores. Cuando se produjo el relevo de la junta local, ella se mantuvo como voluntaria.

El Premio Corazón, por su parte, fue para María Luque, de la sede de Fuengirola, por ser la principal artífice de que la mesa de cuestación, mama e investigación recaude más cada año.

Asimismo, el Premio a la Versatilidad recayó sobre Ana María Alarcón Sánchez, de la sede de Antequera. Voluntaria desde hace más de 20 años que, habiendo superado la enfermedad, "colabora en todo lo que se le requiere cubriendo horarios a los que los demás no llegan".

El Premio Apoyo reconoce a estos voluntarios por ser "ese hombro sobre el que apoyarse, son una parte fundamental de ese engranaje del motor que mueve la esperanza de los pacientes y familiares". En este caso, lo recibieron Toñi, Carmen, Víctor, Tere, Ana, Aarón, Gema y Pablo, de la sede de Málaga, por su labor en la recogida y reparto, tanto de alimentos como de material protésico.

Por el último el Premio Honorífico fue entregado a María Teresa Cobos Urbano, antigua presidenta de Álora "por su valentía a la hora de dar el paso para hacerse cargo de una nueva sede de la asociación empezando de cero, por su dedicación para captar voluntarios en su municipio y por su humanidad y generosidad con los pacientes".

Ocho historias contra el cáncer

Con motivo del Día Internacional del Voluntariado, la AECC ha presentado la campaña 'Ocho historias contra el cáncer' [ver las historias], que consta de ocho carteles, con temática de películas, donde se describen alguno de los servicios que presta la asociación a pacientes y familiares.

Alguno de esos servicios son el traslado de su domicilio a hospitales, la atención psicológica, el ejercicio físico y la meditación, los talleres para dejar de fumar, los talleres de estética, los pisos residencia para pacientes o el fomento de la investigación oncológica.

Se trata de una campaña que ha llevado a cabo la agencia Humad, colaboradora habitual de la asociación, en la que han participado como modelos algunos voluntarios, pacientes de cáncer e investigadores de Málaga. Con ella se quiere mandar el mensaje de que "estas historias necesitan tu apoyo para que haya nuevas temporadas, por lo mismo que pagas por una plataforma de series al mes puedes contribuir a que la provincia de Málaga refuerce su lucha contra el cáncer en decenas de frentes diferentes y todos ellos necesarios e indispensables".