Lo has escuchado hasta la saciedad en los últimos meses. Electrificación, electrificación, electrificación… ¿Pero de qué estamos hablando? Aunque el reto es grande, y ahora te contaremos por qué, la definición del tema es bastante sencilla: que las cosas que funcionan con combustibles fósiles pasen a hacerlo con electricidad, generada a través de energías renovables.

Es decir, a grandes rasgos, que sigas haciendo lo que haces en tu día a día (desplazándote, cocinando, calentando tu hogar, etc.) pero utilizando la electricidad generada a través del sol, el viento y el agua.

Imágenes aéreas de un parque eólico L.O

Vale, ¿pero por qué justo ahora se habla tanto de electrificación? La guerra Ucrania - Rusia tiene mucho que ver. ¿Y realmente es una cuestión tan importante o se trata de una preocupación pasajera? La realidad es que es trascendental y ha llegado para quedarse, por eso es fundamental apostar por ella y empresas como Endesa llevan tiempo haciéndolo. Sin duda alguna, es un paso de gigante hacia la sostenibilidad en nuestra forma de trabajar y vivir.

La electrificación: por qué es importante

Estamos hablando de que la electrificación persigue un objetivo positivo para todo el planeta y para quienes vivimos en él: reducir emisiones, combatir el cambio climático y aumentar la eficiencia de nuestros recursos.

¿Qué es la electrificación y por qué todo el mundo habla de ella?

¿Qué es la electrificación y por qué todo el mundo habla de ella? L. O.

Por si no puedes visualizarlo aún, vayamos más allá. Si la electrificación fuera una persona, su sueño sería un mundo con cero emisiones. Y, spoiler, es un sueño que se puede conseguir. Sí es posible alcanzar la idea de contar con las energías renovables como motor de cualquier proceso de combustión que hoy suponga emitir CO2.

¿Por qué llegar a esta meta es importante? Entre otros beneficios, la electrificación trae consigo una mejor calidad de aire, ahorro económico para los consumidores, eficiencia en el uso de la energía, oportunidades de inversión, digitalización, generación de empleo y reducción de CO2. Aquí tienes algunos ejemplos:

●     Transporte: los vehículos eléctricos son de tres a cinco veces más eficientes que los de motor de combustión interna.

●     Edificios: las bombas de calor usan cuatro veces menos energía que las calderas de gasoil o gas.

●     Industria: la intensidad de la energía disminuye significativamente con la electrificación de los procesos industriales.

¿Por qué se habla tanto ahora de la electrificación?

Todos estos retos han salido ahora a la palestra por un problema mundial que se ha puesto encima de la mesa: la guerra Ucrania - Rusia. El gas, la falta de gas, ha sido el culpable de reavivar la importancia del uso de la electricidad. La bajada del suministro ruso ha encarecido los precios de la energía eléctrica en España, y en toda Europa, hasta llegar a niveles altísimos.

Las placas solares son otra vía de energía renovable L.O

Y aunque existe un mito, ese que pasa por decir que “no hay alternativas a los combustibles fósiles”, una narrativa falsa que se utiliza de manera intencional, la realidad es otra distinta.

La Comisión Europea se encarga de desmentir esa idea bastante a menudo. La última vez lo ha hecho hace apenas unos días con un mensaje claro: “Cuidado con la desinformación”. Junto a esta advertencia, la institución, además de hablar de la existencia de proveedores alternativos, ha hecho hincapié en la existencia en Europa de energías renovables y eficiencia energética.

La electrificación tiene muchos beneficios L.O

Por lo tanto, la fórmula para revertir la situación y lograr bajar los precios pasa por dejar de depender del gas importado, continuar con la fuerte apuesta por las energías renovables y conseguir aumentar la electricidad que producimos con ellas. Es decir, pasa por eso de lo que venimos hablando: la electrificación.

La apuesta de Endesa al 100% por este futuro sostenible

Endesa ha sellado su compromiso por acelerar la descarbonización de la empresa y convertirse en una entidad 100% renovable en 2040, un avance por el que ya lleva tiempo trabajando.

Endesa quiere convertirse en una entidad 100% en 2040 L.O

Para poder llevar toda esta energía renovable a los hogares, garantizar la calidad del suministro es clave. Ahí las redes de distribución juegan un papel esencial. La inversión en estas será fundamental para conseguir el objetivo de cero emisiones. El Plan Estratégico de Endesa (2023-2025) destina 2.600 millones de euros a la digitalización de la red.

Esto, además de mejorar la calidad del servicio, hará que los usuarios puedan tomar decisiones mucho mejores en sus consumos. La digitalización permitirá realizar previsiones de consumo en tiempo real, entre otras, lo que supondrá un beneficio tanto para la factura del cliente como para ayudar a equilibrar la demanda eléctrica.

La suma de energías limpias y redes digitalizadas nos conduce a un nuevo modelo energético más eficiente y sostenible.