El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), situado en la barriada malagueña de Campanillas, cumple esta semana su treinta aniversario convertido en uno de los pilares productivos fundamentales de la provincia y de la región. La tecnópolis cuenta con más de 620 empresas instaladas, 22.200 empleos y una facturación anual conjunta de 2.324 millones de euros pero un estudio realizado por la consultora Infyde constata, no obstante, que su impacto real en la economía malagueña y andaluza es mucho mayor si se suma el efecto indirecto que genera su actividad en el entorno. La aportación total del PTA a la producción ascendió así en 2021 a los 5.121 millones de euros y su contribución al empleo se cifró en 57.625 puestos de trabajo, unas cifras con las que el parque pasa a ser el dinamizador del 8,65% del PIB de la provincia de Málaga y del 9,14% de su empleo. Las cifras son aún más significativas si se aplican sólo al caso de la capital malagueña, con un 21,8% del PIB local y un 22,1% del total de trabajadores.

Según consta en el informe, las cifras del parque (también conocido ahora como Málaga TechPark) son fruto, por un lado, del "aumento progresivo de las interrelaciones de las empresas y entidades del parque con su entorno" y, por otro lado, como consecuencia del cambio en la estructura de actividad del propio PTA hacia "actividades generadoras de mayor arrastre e impacto inducido en el resto de sectores de la economía". El estudio, cuyos primeros datos han sido conocidos durante la celebración este lunes del consejo de administración del PTA, realiza un análisis sociecónomico desde 1992 a 2021.

La contribución de la tecnópolis al conjunto de la economía andaluza y su empleo también es notoria, con un 1,75% del PIB regional y un 1,81% del empleo. La evolución del PTA y su arrollador crecimiento es más palpable si se recuerda que en el año 2000 sólo aportaba el 0,38% del PIB andaluz y que en 2008 estaba en el 1,13%. Todas las variables contempladas apuntan que el recinto ha multiplicado por ocho su peso desde sus inicios en 1992, apunta el estudio, que resalta la dimensión alcanzada, teniendo en cuenta que el parque sólo reúne al 0,12% de las empresas que hay en Andalucía.

"Se constata que el PTA es causante de un efecto multiplicador en la economía de territorio de prácticamente el doble de lo que el parque genera directamente", asegura el informe, cuyo resumen ejecutivo ha podido consultar este periódico.

En lo que respecta al Valor Añadido Bruto (VAB), la cifra de impacto real generado por las empresas y entidades del PTA el pasado año alcanzó la cifra de 2.664,5 millones de euros, lo que representa también el 1,75% de esa magnitud a nivel andaluz.

Una "isla de innovación" que atenúa los efectos de las crisis

"En perspectiva, durante estos 30 años, el parque ha supuesto un elemento dinamizador del empleo cuya contribución ha sido notable en términos regionales y aún más en términos de la provincia y la ciudad de Málaga: el PTA se ha convertido en una isla de innovación en la que los efectos de las dos crisis (la económico financiera de 2008/9 y la generada por la pandemia en 2020) no se han notado en la misma medida que en el resto de la economía del entorno", detalla el estudio.

La evolución muestra que el impacto real del parque en la producción se ha incrementado casi en un 52% desde que comenzara la recesión mundial del año 2008/09 (ha pasado en ese tiempo de 3.374 millones a los citados 5.121 de 2021), y en casi nueve veces sobre la cifra que se calculó para el fatídico año 2020 (que registraba un valor de 613 millones).

El estudio de Infyde también destaca que, durante sus tres décadas de funcionamiento, el PTA es "un buen ejemplo" de parque científico y tecnológico, tras haber atraído una inversión cercana a los 1.000 millones de euros, de los que casi el 80% ha sido inversión privada.

Más allá de las cifras económicas, el recinto es también "punta de lanza" del sistema andaluz de I+D, con un total de 2.289 personas dedicadas a estos campos en las empresas y entidades instaladas en el PTA. En cuanto a los recursos destinados a I+D, sumaron 95 millones de euros el pasado año, lo que supone el 4,2% de la facturación del parque. La ratio cobra más valor si se compara con la media de gastos de innovación que las empresas destinan en España y Andalucía (en ambos casos están por debajo del 1% sobre su nivel de facturación).

Además, Infyde recoge en su análisis que el PTA, en términos de instrumento de política de I+D+i, constituye un caso de "política rentable". Según las estimaciones de actividad, el parque sería responsable de alrededor del 1,52% del total de la recaudación fiscal en Andalucía en 2021 (mas de 533 millones de euros). De hecho, la tecnópolis ha generado desde su puesta en marcha con su actividad, de forma directa e indirecta, unos 7.060 millones de euros para las arcas fiscales.

Carolina España, nueva presidenta del consejo

Málaga TechPark ha celebrado este lunes junta general de accionistas y consejo de administración para nombrar a los nuevos cargos que se incorporan al mismo. Se incorpora como presidenta de la sociedad la consejera de Economía, Hacienda y Fondos Europeos de la Junta de Andalucía, Carolina España, y como nuevos consejeros el viceconsejero de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda de la Junta, Mario Muñoz-Atanet Sánchez, como representante de la Agencia AVRA y, en representación de la Agencia IDEA, su director general, Miguel Ángel Figueroa Teva.

Como nueva presidenta del PTA, Carolina España ha planteado como objetivos consolidar y fortalecer las relaciones de las empresas y entidades del parque con su entorno, "causa directa del importante papel que representa Málaga TechPark para la economía andaluza en términos de producción, PIB y creación de empleo", así como "reforzar el cambio en la estructura de actividad del parque hacia actividades de mayor arrastre e impacto inducido en el resto de sectores de la economía regional".

El director general de Málaga TechPark, Felipe Romera, ha asegurado que se mantiene el interés "muy alto" por instalarse en la tecnópolis, apuntando que a la semana reciben hasta cuatro peticiones de información al respecto "más allá de las empresas que vienen directamente al parque".

El alcalde de la capital, Francisco de la Torre, ha considerado muy adecuado el nombramiento de Carolina España "por su preparación, su conocimiento de Málaga y del sector, y por sus funciones actuales, de forma que se garantiza la relación directa con la Junta de Andalucía".

De la Torre ha señalado que hay "dos activos formidables", el parque, "que es el mejor de Andalucía" y que está dentro de la capital, "y Málaga que es la mejor ciudad de Andalucía"; recordando que empresas como Google han elegido la propia ciudad para instalarse. "Sumados, somos imbatibles dentro de España, dentro de Europa y dentro del mundo", ha apostillado.

Con respecto a 2022, el Consejo ha informado de que en lo que va de año, hasta octubre, se habían instalado en Málaga TechPark un total de 66 nuevas empresas, entre las que destacan Aire Networks, Capgemini, EY Global Delivery Services Center, Grupo Echevarne, Sogeti, EIS Group y Quantexa.

El parque, en su "continuo proceso de expansión", ha puesto en marcha la licitación para la construcción de un edificio destinado a la instalación de empresas en las parcelas I+D15-I+D16 de la ampliación. La licitación, para la que se han recibido un total de tres ofertas, se encuentra en los trámites finales para su adjudicación, realizada mediante un procedimiento abierto, con un presupuesto de licitación de 6.864.286,89 euros (IVA excluido) y con un plazo de ejecución de 16 meses.