El problema habitacional que enfrenta Málaga encuentra también su reflejo en la situación de los pisos compartidos, un mercado donde la alta demanda y la escasa oferta ha convertido en un verdadero dilema la búsqueda de un dormitorio para alquilar en la ciudad.

Tanto es así que el 27% de las habitaciones en pisos compartidos se alquilan en menos de 24 horas, según informa el portal Idealista. Este fenómeno de alquiler "exprés" a nivel nacional se sitúa en el 21% de las habitaciones.

Por delante está Almería, con un 36%; Granada con un 31% y Alicante, con un 28%. Por detrás se encuentra Las Palmas de Gran Canarias, también con un 27%.

Con tasas inferiores a la media nacional encontramos la ciudad de Vitoria, donde el 20% de las habitaciones en alquiler en piso compartido que se alquilaron durante el mes de octubre estuvo 24 horas o menos en el mercado. Le siguen las ciudades de Pamplona (19%), A Coruña (19%), Murcia (19%), Salamanca (12%), Bilbao (11%), Córdoba (11%) y Zaragoza (9%).

Asimismo, el portal inmobiliario sitúa a Málaga como la cuarta capital española que más operaciones de arrendamiento de habitaciones cerró en octubre.

"El mercado de habitaciones en alquiler en pisos compartidos está estrechamente ligado al mercado de viviendas en alquiler y este vive un gran problema de oferta y disponibilidad de producto. Un escenario como este, en el que hay mucha gente buscando y pocas habitaciones disponibles, genera ansiedad entre los inquilinos que tienen que someterse a auténticos castings en competición con decenas de personas igual o mejor cualificados que ellos y los perfiles más vulnerables son los primeros descartados", señala Francisco Iñareta, portavoz de Idealista.

Iñareta descarta que se vaya a producir un cambio de tendencia en los próximos meses, por lo que "posiblemente durante 2023 sigamos viendo habitaciones que duran muy poco en el mercado y situaciones críticas de estrés entre muchos inquilinos".

350 euros al mes

Los pisos compartidos, que siempre han encontrado en Málaga una demanda constante, en especial por la presencia de los campus universitarios de Teatinos y El Ejido, han experimentado un importante crecimiento de la demanda paralelo a la subida del precio de la vivienda. Esto ha provocado que la media de edad de los inquilinos de pisos compartidos en Málaga se eleve hasta los 36 años.

El pasado noviembre, este mismo portal inmobiliario señalaba que en Málaga la diferencia de precio entre alquilar un estudio o una habitación puede alcanzar el 86%, lo que sitúa a la ciudad en los primeros puestos del ránking nacional, sol opor detrás de Palma (94%) y Bilbao (97%).

En cuanto al coste del arrendamiento de un estudio, Idealista se refería a Málaga como la capital española donde más se ha encarecido el precio en los últimos cinco años (un 44% de subida), alcanzando los 650 euros al mes.

En el caso de una habitación en un piso compartido, la media se sitúa en los 350 euros al mes, lo que implica también una subida del alquiler del 40% en el último lustro.