Un año más, libre de restricciones, regresa a Málaga el tradicional rastrillo benéfico organizado por Nuevo Futuro. En un acto que ha tenido lugar este jueves a las 13.00 horas, la cita se vertebra en el pabellón 2 del Palacio de Ferias y Congresos para celebrar su 50 aniversario.

El acto de inauguración ha estado presidido por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, quien junto a otros representantes públicos, como el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha abierto las puertas de este rastrillo que busca ayudar a los malagueños que más lo necesitan.

El rastrillo Nuevo Futuro se celebrará del 8 al 11 de diciembre en horario ininterrumpido de 11.00 a 21.00 horas y la entrada tendrá un precio simbólico de 2 euros por persona.

Para la presente edición, el rastrillo cuenta con una treintena de puestecillos en los que adquirir artículos de todo tipo, además de una completa oferta gastronómica ofrecida por algunos de los mejores restauradores de Málaga. No faltarán las actividades infantiles, así como conciertos de todos los estilos que amenizarán el ambiente.

Por su parte, Salado ha destacado el trabajo de este colectivo, que gestiona y facilita un hogar a los menores que se encuentran desprotegidos para ofrecerles una infancia digna.

Además, ha alabado la labor de la presidenta de Nuevo Futuro, Ángela Fontana, y de los más de 200 voluntarios que hacen posible la celebración de este rastrillo.

Al mismo tiempo, ha animado a los malagueños a que participen en esta actividad solidaria para colaborar con esta asociación, que en la actualidad atiende a un total de 47 menores a los que se ofrece "un entorno familiar seguro y el cariño que necesitan para ser felices".