La Comisión de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Málaga se reunirá el próximo martes 13.

A la cita, convocada por el Área de Cultura en el Archivo Municipal, acudirá también la Asociación contra el Silencio y el Olvido, que solicitará que se cumpla la Ley de Memoria Democrática que entró en vigor en octubre, y se cambie el nombre de la avenida de Carlos de Haya.

Se trata de un viejo debate en la ciudad que se reavivó con la aprobación de la nueva ley, incluyendo además la retirada del nombre del aviador franquista García Morato de la avenida que da acceso al aeropuerto de Málaga.

«Sería de obligado cumplimiento eliminar el nombre, sin perjuicio de que después la familia ganase un pleito y hubiera que tomar medidas. La ley dice que cualquier nombre franquista tiene que ser eliminado», explica Rafael Molina, vicepresidente de la asociación.

De hecho, el primer punto en el orden del día es la presentación de los resultados y conclusiones del estudio encargado por la concejala de Cultura, Noelia Losada, para dilucidar si se condecoró al viador franquista con una avenida por sus descubrimientos aeronáuticos o por su participación en la Guerra Civil.

Losada siempre ha defendido que sin esta aclaración no se iniciarían los trámites para la modificación del callejero, tomando como ejemplo el medio centenar de calles de Madrid a las que se le ha cambiado el nombre y que ahora está revisando el Tribunal Supremo.

Desde el Partido Socialista insisten en la recuperación del antiguo nombre de esta avenida, conocida antaño como Camino de Antequera y seguir el camino emprendido con la eliminación del nombre Carlos de Haya del Hospital Regional de Málaga. 

«Se van a cumplir ya diez años desde que el centro hospitalario cambió su nombre. Una década en que Paco de la Torre no ha hecho sino proteger los honores de personas que participaron en la peor masacre de la historia en Málaga y en un éxodo que separó a familias de sus hogares durante décadas, en el camino hacia Almería bombardeados por tierra, mar y aire», señala la concejala responsable de Cultura del PSOE, Lorena Doña.

«El aviador franquista García Morato también debe dejar de dar nombre a la entrada de nuestro aeropuerto, porque rinde honores a vestigios de un pasado oscuro que acabó con la vida de centenares de miles de personas en nuestra provincia, decenas de miles en nuestra ciudad», agrega la edil socialista Mari Carmen Sánchez, responsable de Memoria Democrática del PSOE.

«Para más estupor en la rotonda de la Hospital Regional se han instalado unas letras conmemorativas de la zona donde se ha vuelto a poner el nombre de Carlos Haya, inmediatamente registramos escrito para su retirada, pero no se ha efectuado, a pesar de que fue hace ya varios meses», añade la concejala de Unidas Podemos, Remedios Ramos.

Propuestas de Unidas Podemos

El segundo punto en los asuntos a tratar serán las propuestas realizadas por Unidas Podemos.

En ellas se incluyen las retirada de nombres en espacios públicos y emblemas conmemorativos de personas relacionadas con la dictadura de Franco, la terminación del Parque de la Memoria en el Camino San Rafael, la construcción del Centro de Interpretación de la Memoria Histórica o el pronunciamiento de la comisión con respecto a la calle Crucero Baleares de Madrid.

«Málaga tiene que ponerse las pilas en materia de memoria democrática, tan solo se ha retirado el nombre de cuatro calles franquistas. En nuestro callejero continúan decenas de denominaciones de personajes o alusiones directamente ligadas con la dictadura franquista y la simbología fascista», critica la concejala de UP, Remedios Ramos.