Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Sanciones

Las calles Pito y Granada, las más problemáticas en convivencia y ruido

Concentran las sanciones interpuestas por la Policía Local por hacer las necesidades fisiológicas en la vía pública y por contaminación acústica

Una patrulla de policías locales en el centro de Málaga.

La alteración del descanso de los vecinos por el problema del ruido y los incumplimientos de la ordenanza de convivencia ciudadana ha vuelto a ser este año una de las principales quejas ciudadanas, concentrándose en tres núcleos principales, el Centro, Teatinos y Huelin.

A partir de mayo, el Área de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga empezó a publicar semanalmente un balance de las actuaciones policiales llevadas a cabo durante los días previos relacionadas con la prevención y control del ruido, tanto con ciudadanos como establecimientos, así como las sanciones interpuestas en caso de incumplir la normativa municipal de convivencia ciudadana.

A falta de unos días para que concluya en 2022 y examinando cada uno de los partes informativos que se han lanzado a la prensa a lo largo del año, es posible detectar cuáles han sido las zonas de la capital más problemáticas y, por tanto, los puntos donde se han concentrado las sanciones.

De esta forma, los datos analizados por este periódico reflejan que las calles Pito y Granada son las que más sanciones concentran por problemas de convivencia y ruido.

Multas por miccionar en vía pública

En el caso de la calle Pito, una pequeña vía adyacente a la calle Beatas, concentra un total de 221 sanciones de la Policía Local a indivuos que fueron sorprendidos haciendo sus necesidades fisiológicas al aire libre, en contra de la Ordenanza para la Garantía de la Convivencia Ciudadana y la Protección del Espacio Urbano en la Ciudad de Málaga.

Después de la calle Pito, San Telmo, cerca de la plaza de Los Martires, es la segunda calle que más sanciones de la Policía Local a ciudadanos concentra por miccionar en la vía pública, con 95 infracciones, seguida de Beatas con 46 sanciones.

Las zonas más conflictivas por excesivo ruido destaca la calle Granada, con 42 sanciones, Marqués de Larios con 30 y Calderería con 28. En estos casos, las denuncias se interpusieron por por cantar o proferir gritos en la vía pública y en zonas deconcurrencia pública, incluso por emplear instrumentos musicales o amplificadores, lo que implica el incumplimiento del a Ordenanza frente a la Contaminación por Ruidos, Vibraciones y otras formas de Energía.

En cuanto al importe de la sanción administrativa que pueden llevar aparejadas estas sanciones, si son por contaminación acústica pueden oscilar entre los 600 euros y los 300.000 según estén catalogadas desde muy leves hasta muy graves. Respecto las relacionadas con la ordenanza de Convivencia Ciudadana a partir de los 300 euros.

Las sanciones por contaminación acústica pueden oscilar entre 600 y 300.000 euros según la gravedad

decoration

Desde mayo, la Policía Local ha tramitado 2.589 denuncias a ciudadanos por incumplimientos de la ordenanza de prevención y control de ruidos, así como de las medidas municipales de convivencia ciudadana y protección de espacio público.

Asimismo, los agentes interpusieron 1.048 denuncias a establecimientos por no cumplir con la normativa, por ejemplo, por incumplimiento de horarios, ocupación de la vía pública, por carecer de permiso de música o que el sonido salga al exterior.

Por otro lado, en el balance si incluyen además las sanciones interpuestas a VTC, que alcanzan las 156 desde el pasado julio.

Entre los motivos por los que se denunció a los conductores se incluye la circulación para «búsqueda, recogida o propiciar la captación de clientes que no hubiesen contratado previamente».

Asimismo, se han denunciado a 40 taxis-pirata, por no tener autorización para el servicio, y a 51 taxis con licencia.

La Policía Local ha interpuesto 1.048 denuncias a establecimientos por incumplimientos

decoration

Mediciones

El Ayuntamiento de Málaga, a través del Área de Sostenibilidad Medioambiental, inició recientemente las mediciones de ruido en el barrio de Huelin para estudiar si se cumplen las condiciones ambientales para declararlo como «zona acústica especial», ya sea Zona Acústicamente Saturada (ZAS) o una Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE).

Las mediciones acústicas se concentran en las calles Tomás Echeverría y Río Rocío y durarán dos meses. Se harán tres tipos de test, de corta y larga duración, además de una recogida itinerante de los niveles de ruido.

Compartir el artículo

stats