Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Tumores

Málaga es la segunda provincia andaluza con más casos de leucemia en niños

Este tipo de tumor es el más frecuente entre la población infantil, siendo la primera causa de muerte por cáncer en los menores. En la provincia, en el último año se diagnosticaron once nuevos casos en niños de 0 a 14 años

La incidencia de la leucemia en menores se sitúa en cuatro casos por cada 100.000 habitantes. GETTY IMAGES

La leucemia es el tumor más frecuente entre los menores. En concreto, es la leucemia linfática aguda la que más se da entre la población infantil, siendo esta la primera causa de muerte por cáncer en los niños. Las leucemias agudas son enfermedades malignas de la médula ósea que aparecen de una forma «bastante brusca», según informa la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Su incidencia en Málaga sitúa a la provincia como el segundo territorio andaluz con un mayor número de casos.

Las leucemias son enfermedades de la sangre en las que las células alteradas que proliferan de forma excesiva son los leucocitos o los glóbulos blancos. En el caso de la leucemia linfática aguda, también conocida como leucemia aguda linfoblástica (LAL), esta se caracteriza por la proliferación de células inmaduras denominadas blastos. Estos se originan a partir de las células más jóvenes de la médula ósea, impidiendo su funcionamiento, y salen precozmente de ella para distribuirse a través de la sangre por todo el organismo. Para que exista leucemia, al menos el 20% de las células de la médula ósea deben tener características leucémicas, es decir, deben ser blastos.

En Málaga, la incidencia de este tumor entre la población infantil se sitúa en cuatro casos por cada 100.000 habitantes. Este dato se ha mantenido estable en los últimos años, siguiendo con la tónica general del país. Sin embargo, el número de casos nuevos posiciona a la provincia como el segundo territorio de Andalucía con más casos de leucemia en niños. En el último año, 11 menores de entre 0 y 14 años fueron diagnosticados con esta enfermedad. Por delante tan solo se sitúa Sevilla, con 13 casos.

La prevalencia de esta enfermedad en el resto de Andalucía presenta cifras menos elevadas. Cádiz es el tercer territorio con un mayor número de casos, ocho diagnósticos nuevos en el último año. Le siguen Granada, con seis; Almería y Córdoba, con cinco; Jaén, con cuatro; y, por último, Huelva, con tres nuevos casos.

Este tipo de leucemia suele ser «un poco más frecuente» entre los varones, según la AECC. En Málaga, la incidencia entre las niñas es ligeramente menor que entre los niños. Traducido en cifras, en el último año se diagnosticaron cinco casos en niñas y seis en niños. La edad de presentación de esta enfermedad es muy variable, siendo más frecuente en personas con problemas inmunológicos, tratamientos que afectan a la inmunidad o trasplantes de órganos y tejidos. No obstante, la Asociación asegura que no se conocen factores causuales concretos.

El primer signo de esta enfermedad son los dolores óseos o el aumento del tamaño de diversos órganos. Sin embargo, la AECC explica que la LAL también puede presentar otro tipo de sintomatología como son la aparición de hemorragias, ya que la alteración del funcionamiento de la médula ósea provoca falta de plaquetas o alteraciones de la coagulación de la sangre; infecciones debidas a la disminución de la capacidad defensiva del cuerpo al disminuir los glóbulos blancos normales o manifestaciones de anemia.

Tratamiento

Todos estos síntomas, señala esta asociación se dan también en otras enfermedades, por lo que es «la combinación de ellos de un modo preciso, así como las alteraciones en los análisis de sangre, lo que sugiere al médico que la persona padece un fallo medular». Una vez diagnosticada, la leucemia linfática aguda dispone de varios tratamientos: «En las leucemias agudas, el tratamiento con intención curativa siempre debe ser la primera opción, porque son enfermedades que acortan mucho la supervivencia, sin tratamiento se suele vivir solo unos meses».

Así, el tratamiento inicial será siempre la quimioterapia. «El trasplante de médula ósea no es nunca la primera línea de tratamiento, sino una forma de evitar las recaídas y aumentar las posibilidades de curación en algunos tipos de leucemias agudas», indica la AECC. Además, existen otras vías como las terapias dirigidas, la inmunoterapia o la terapia celular dirigida. «Estas dos últimas son los tipos de tratamientos que se están utilizando en los últimos tiempos en algunos casos», señalan desde la Asociación.

Las tasas de curación entre los menores pueden llegar hasta el 85% y el 90% de los niños con LAL, según datos de la Fundación Josep Carreras. Las posibilidades de recaer se reducen de forma importante pasados los primeros años. A partir de ese momento, cobra especial importancia el seguimiento y la vigilancia de las posibles secuelas.

Tumor cerebral, el otro tipo de cáncer más frecuente

Los tumores cerebrales ocupan el segundo puesto en el ranking de tumores más prevalentes entre los menores de 0 a 14 años. En el último año, en Málaga se han diagnosticado seis casos nuevos, lo que sitúa su tasa de incidencia en dos casos por cada 100.000 habitantes.

Al igual que ocurre con la leucemia, la provincia es el segundo territorio andaluz con más casos. Tan solo la supera Sevilla, que durante el último año diagnosticó a siete menores. Cádiz también ocupa el tercer puesto, con cuatro nuevos casos. Le siguen Granada y Almería, con tres cada una de ellas. Por último, se sitúan Córdoba, Jaén y Huelva, con dos diagnósticos.

El tercer tumor más prevalente entre los menores malagueños es el linfoma. Esta enfermedad tumoral, en la que alguno de los subtipos de células linfoides de la sangre adquieren un comportamiento maligno, se denomina ‘linfoma No Hodgkin’, pues su descripción fue posterior a la del linfoma de Hodgkin.

En la provincia se diagnosticaron tres casos en el último año. A este, precisamente, le sigue su antecesor. El linfoma de Hodgkin es el cuarto tipo de cáncer más frecuente entre la población infantil en Málaga. Esta es una enfermedad que se inicia en un ganglio linfático y en la que se produce una proliferación descontrolada que afecta a los linfocitos B. En la provincia se dieron tres casos de este tipo de tumor.

Por último, es el cáncer de riñón el que cierra el ranking de los cinco tumores con mayor prevalencia entre la población infantil. En la provincia se diagnosticaron dos casos de esta enfermedad en este último año.

Compartir el artículo

stats