Seis personas han sido detenidas por la Policía Nacional su presunta implicación en una veintena de asaltos en viviendas de empresarios chinos asentados en las provincias de Málaga, Jaén y Granada. Durante los registros, los investigadores han recuperado numerosos efectos procedentes de los robos y útiles para la apertura de las puertas. Cuatro de los arrestados han ingresado en prisión por orden judicial.

La Dirección General de la Policía ha informado hoy que las primeras pesquisas se iniciaron en junio, mes en el que se denunciaron varios asaltos en viviendas de ciudadanos chinos, que residen en la provincia de Málaga. El Grupo de Robos de la Comisaría Provincial se hizo cargo de la investigación y pronto apreció muchas similitudes con otros hechos denunciados en las provincias de Jaén y Granada.

Las indagaciones llevaron hasta Albolote (Granada), municipio en el que la banda se había asentado y desde el que se desplazaba hasta otras localidades andaluzas para perpetrar sus golpes. Los miembros, todos de origen colombiano, elegían siempre a víctimas de procedencia asiática que regentaban negocios de diferente índole y aprovechaban que no estaban en sus casas para acceder a las mismas. Antes de los asaltos, estudiaban los hábitos y movimientos de las víctimas y les hacían seguimientos hasta sus viviendas.

Desarticulan un grupo criminal especializado en robos en domicilios de empresarios chinos en Málaga

Desarticulan un grupo criminal especializado en robos en domicilios de empresarios chinos en Málaga La Opinión

Actuaban por parejas

En el momento de los robos, tomaban numerosas medidas de seguridad y se dividían en parejas con un claro reparto de funciones entre sus miembros. "Mientras unos vigilaban a las víctimas cerca del negocio, otra pareja controlaba el exterior de la vivienda y, en última instancia, otro tándem entraba a robar", han explicado.

Para acceder a los domicilios, utilizaban la fuerza, normalmente fracturando de la cerradura o sacando el bombín, y una vez dentro buscaban dinero, joyas y cualquier otro efecto de valor.

Los investigadores comprobaron que el grupo planificaba hasta el más mínimo detalle. Seleccionaban estratégicamente donde instalarse para que sus acciones distaran lo suficiente y así dificultar la labor policial. "Si tenían que realizar algún contrato de alquiler, un hombre y una mujer de la organización fingían ser pareja para formalizarlo, mientras que para alquilar vehículos utilizaban diferentes hombres paja que iban cambiando periódicamente", han añadido.

Finalmente, agentes del Grupo de Robos de la Comisaría de Málaga, con la colaboración de los Grupos de Robos de la Comisaría de Jaén y de la Jefatura Superior de Policía en Andalucía Oriental, y la UPR en Granada, culminaron el operativo con el registro de la vivienda de Albolote en la que vivían.

Allí fueron detenidos los seis miembros del grupo, entre ellos el líder, que tenía en vigor dos requisitorias judiciales que decretaban su ingreso en prisión. Los agentes encontraron numerosos efectos sustraídos (joyas, bolsos, cinturones, colección de monedas y billetes, tecnología, etc.) e intervinieron prendas utilizadas en los asaltos, 2.500 euros, documentación, un kit para comprobar la pureza del oro, 19 gramos de MMDA, una pistola detonadora y numerosos útiles para perpetrar los robos con fuerza.