El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, considera como la Junta de Andalucía que la bajada del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) acordada el pasado martes por el Gobierno central debiera ampliarse a los «productos básicos, como la carne o el pescado». Y tachó de «medida electoralista» la decisión recién tomada, «porque llega tarde». Alegó que debió tomarse justo «cuando peor empezaban a pasarlo las familias y las empresas».

«Debemos matizar ciertos detalles. Creo personalmente que es una decisión acertada, pero que llega tarde. Hemos atravesado en el año que ya acaba momentos muy difíciles, muy críticos. Subieron no sólo los alimentos, también la luz o el gas. Las familias lo están pasando muy mal, encima con la situación de las hipotecas», ha aclarado el presidente.

Para Salado, «si no se toman las decisiones justo en el momento en el que más hacen falta, muchas empresas se quedan en el camino. Aplicar el IVA cero a los productos más básicos es de sentido común. Aunque sea de una forma temporal, hasta que se levante la economía. Por lo tanto lo que pedimos es que afecte la medida a una cesta mucho más amplia», indica el dirigente del PP.

Asimismo argumenta que ahora se eliminan las bonificaciones a los combustibles, «siendo también un elemento esencial. Es finalmente un te lo doy por un lado y te lo quito por otro. Porque tienen las familias que desplazarse y la nueva situación va a suponer un incremento en el gasto de sus bolsillos», relata.

El propio Salado reconoce que es complicado «llevar la economía de una administración pública. Hay que buscar el equilibrio, pero en esta ocasión veo mucho tufo electoralista. Es lo que menos me gusta de esta decisión, que se piense en las elecciones», aclara.