Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Entrevista
Pepe Ocón Presidente de la Asociación de Vecinos Victoriana de Capuchinos y de la Fuente

«Pediremos por escrito que al Cuartel de Capuchinos se le dé un uso ciudadano»

El responsable vecinal hace balance de una década de existencia de este pujante colectivo que desde 2012 cubre La Victoria, Capuchinos, Fuente Olletas y desde hace dos años ha sumado la zona de Altamira. La asociación reclama el antiguo cuartel de Capuchinos para los colectivos de la zona así como la llegada de una biblioteca

Pepe Ocón, en su sede de la plaza del Patrocinio, el pasado diciembre. A.V.

En diciembre de 2012, La Opinión daba la noticia de una renacimiento vecinal en La Victoria, tras la fundación, tres meses antes, de la Asociación de Vecinos Victoriana de Capuchinos y de la Fuente. Una década más tarde, su presidente y fundador, Pepe Ocón, hace balance de estos años de (intenso) funcionamiento.

En 2012 era toda una noticia que una asociación de vecinos recién fundada contara con 140 socios. ¿Cuantos tienen ahora?

Ahora rozamos los mil socios, diez años después.

¿Cómo nació?

Estaba fuera trabajando y viviendo en Marbella y al volver el barrio estaba muy descuidado. Vecinos de mi calle hablaron de quejarse a la administración local del abandono (había suciedad, falta de iluminación, falta de señalización del repintado del asfalto, la fuente de Olletas medio destruida, la de la Piña abandonada, no había iluminación navideña...) y ahí fue donde nos pusimos en contacto con el Distrito Centro. Gemma del Corral acababa de empezar, le presentamos un informe de peticiones de mejora y a raíz de esa reunión en calle Jonás surgió la asociación.

Cubren tres barrios históricos de Málaga que estaban sin representación vecinal.

Cubrimos La Victoria, Capuchinos, Fuente Olletas y desde hace dos años la zona de Altamira, porque la Asociación de Vecinos Colinas de Santa Amalia se disolvió y nosotros nos fusionamos. Además, es asociación de comerciantes: tenemos 140 comercios asociados.

¿Cuál es el secreto para no haber parado en estos diez años: el presidente, los socios...?

Es una suma de todo: es el presidente, es el equipo, los socios, los voluntarios, los comercios que nos apoyan... Siempre con ilusiones nuevas, mucha dedicación y esfuerzo. Lo primero y fundamental es pedir mejoras para el barrio: Hay un área vecinal que funciona con un delegado vecinal y coordinadores sectoriales (Lagunillas, Barcenillas, la Victoria, Capuchinos, Fuente Olletas, Altamira...) y luego un área de Comercio también con delegados sectoriales para recopilar todas las peticiones y enviarlas a la administración pertinente. Por otra parte también fomentamos el Medio Ambiente, la Cultura, las tradiciones, el deporte (tenemos sendos equipo de voleibol y fútbol sala, el Victoriana Voley Club y el Olletas Fútbol Sala)... estamos en todo.

Son un ejemplo para otros barrios que quieran seguir sus pasos.

Es importante que haya innovación, ideas nuevas, gente de todas las edades... Aparte, somos una asociación que casi todo lo que organizamos lo hacemos para todo el barrio, no sólo para los asociados, como la Verbena Popular de la Cruz de Mayo, la Jornada de Juegos Populares... es más, todos los talleres formativos son para los socios excepto el de Historia de Málaga que es abierto.

Desde diciembre de 2019 cuentan con local propio en la plaza del Patrocinio, compartido con una dependencia del Cementerio de San Miguel. ¿Es suficiente?

Estamos esperando una obra de ampliación prometida por el Distrito Centro para este 2023 porque se nos ha quedado pequeño. Es más, las asambleas las organizamos fuera porque no tenemos espacio. La intención es seguir en esta plaza.

Nacieron por carencias en los barrios. ¿Como están diez años más tarde?

Desde que empezamos hasta hoy hemos intentado mantener contacto con todas las administraciones públicas y todos los partidos. Intentamos ser lo más neutral posibles y dar una de cal y otra de arena, esté quien esté. Lo importante es que las administraciones visiten el barrio para que conozcan las mejoras que necesita. Y muchas de esas visitas se han producido porque se lo hemos exigido. Con esto la asociación ha conseguido que el barrio esté en el mapa de la ciudad. Y eso se ha notado en todo.

¿Qué queda por hacer?

Vamos a pedir por escrito a la Subdelegación del Gobierno en Málaga que al Cuartel de Capuchinos se le dé un uso ciudadano. Hay entidades de esa zona que necesitarían un espacio público (asociaciones, ONG, hermandades...). Y en ese uso ciudadano es muy necesario incluir también una biblioteca. Por otra parte, también nos habría gustado que se hubiese inaugurado ya el museo Yabal Faruh, el de las mezquitas de calle Agua, una de nuestras luchas desde hace tres años.

Y queda pendiente una solución para calle Victoria.

Desgraciadamente la calle la Victoria se está muriendo lentamente y tanto la asociación como la plataforma reivindicativa Barrio de la Victoria estamos esperando que nos presenten un proyecto para saber qué van a hacer, porque el PP ya se comprometió hace cuatro años. 

¿Y para Lagunillas?

Lagunillas no necesita mejoras temporales sino un plan integral de mejora, llámalo Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Málaga o fondos europeos. A través del delegado vecinal de Lagunillas estamos al tanto de lo que esta parte de Málaga necesita. 

Compartir el artículo

stats