Teresa lleva casi dos años esperando una primera consulta con un neurólogo. A sus 72 años, esta malagueña fue diagnosticada con Parkinson en 2021. Fue entonces cuando su médico de cabecera la derivó a un especialista en Neurología para confirmar el diagnóstico y comenzar con el tratamiento. La cita todavía no ha llegado.

Hace más de dos años que comenzaron a observarse los primeros síntomas. Era mediados de 2021 cuando su médico de Atención Primaria pidió que la viera un neurólogo «porque le hacía falta», relata su marido, Miguel Pérez Cazorla. La enfermedad avanza mientras esta familia del barrio La Luz espera esa cita. «Comienza a tener muchos problemas, empieza a caerse, la tuvieron que operar de la cadera...».

Los días pasan y la citación no llega. Ni carta ni llamada. Los hijos de Teresa decidieron entonces llevarla a un neurólogo particular: «La estuve llevando varias veces. Este médico le mandó hasta una prueba para ver si tenía un tumor en la cabeza pero solo tenía Parkinson». Miguel no dispone de un seguro privado, «mi pensión no da para eso, ni mi edad tampoco. Cada vez que la llevo a una consulta son 150 euros».

Atónito por la situación, en abril del pasado año, Miguel acudió al Hospital Clínico a solicitar él mismo esta primera consulta. De inmediato, los profesionales de este centro solicitaron una cita en el servicio de Neurología, con carácter preferente. «El personal del Clínico siempre me ha tratado muy bien, son maravillosos», puntualiza.

Los meses pasan y la citación continúa sin llegar. Miguel acude entonces a Atención al Ciudadano e incluso interpone una hoja de reclamaciones. «Cuando voy, las personas que me atienden se quedan extrañadas, ¿cómo no le han dado cita ya si es preferente?».

Por fortuna, el estado de Teresa no ha evolucionado desfavorablemente en los últimos meses. «Va a mejor, también la ha estado viendo una chica que le da masajes, porque le hace falta por la operación de cadera. Pero teniendo la Seguridad Social, por qué tengo que gastarme el dinero en un neurólogo privado?», denuncia Miguel.

Por su parte, la Dirección del Hospital Universitario Virgen de la Victoria, señala que, si bien a Teresa se la está atendiendo desde varias especialidades médicas, es cierto que la cita con Neurología todavía no se habría producido. «Se trata de una especialidad con muchísima demanda asistencial y estamos teniendo dificultades», reconocen.

Así, desde el centro aseguran que «el equipo de Dirección se encuentra trabajando en la revisión de agendas de citas para dar respuesta en tiempo y forma a los pacientes de las especialidades con mayor demanda».

Retraso en primeras consultas especializadas

Andalucía es la autonomía española con más pacientes en espera para conseguir una primera cita en las diferentes especialidades, así como la que más tarda en otorgarlas. Así, los andaluces esperan 107 días de media para una primera consulta con un especialista, según los Indicadores Clave del Sistema Nacional de Salud.

Según estos datos, durante el pasado 2022, la media de pacientes en espera para una primera consulta en atención especializada por 1.000 habitantes fue de 110,45. El dato andaluz se encuentra muy alejado de la media española -79,3-. Más de 31 puntos alejan una cifra de la otra, lo que denota la preocupante situación que atraviesa la atención especializada andaluza.